Personajesvampiros | Gerard van Swieten | Drácula | Bram Stoker | María Antonieta | médico | Palacio Schönbrunn

La verdadera historia del médico cazador de vampiros

El personaje del doctor Abraham van Helsing nacido con Drácula, la novela de Bram Stoker, tomó vida propia. El atribulado científico se ha convertido en un multifacético cazador de vampiros, con algo de cowboy y de Darth Vader, es decir, un personaje impensado por el autor

Este médico novelesco está basado en la vida de un profesional de origen holandés que existió en el siglo xviii, llamado Gerard van Swieten (1700-1772), discípulo de Herman Boerhaave (inmortalizado por el infrecuente síndrome que lleva su nombre cuando existe una ruptura esofágica). Gracias a su prestigio como clínico, fue nombrado médico de la prolífica María Teresa de Austria. A través de los dieciséis príncipes que trajo al mundo, sus genes se distribuyeron por todos los reinos de Europa. Su numerosa prole auguraba descendencia segura para su parentela política. María Teresa se convirtió en sinónimo de fertilidad; fue madre de dos emperadores del Sacro Imperio Romano, de una reina de Nápoles, de la duquesa de Parma y de la más conocida de las reinas de Francia, María Antonieta.

Van Swieten no solo fue su médico personal: actuó como Ministro de Sanidad, fundó el Hospital General de Viena, se preocupó por la mortalidad infantil, creó una farmacopea, liberó a los locos de las cárceles (un precoz Pinel) e hizo obligatoria la autopsia para todas las muertes acaecidas en los hospitales.

También propuso la vacunación contra la viruela, tema muy discutido entre los profesionales austríacos.

El debate llegó a feliz término cuando María Teresa hizo vacunar a su numerosa prole. Si la emperatriz lo hacía, sus súbditos no podían discutir la orden. Para quitar toda suspicacia y fomentar la vacunación en sus territorios, María Teresa invitó a una cena en el Palacio Schönbrunn a los primeros sesenta niños en ser inoculados.

Todos estos logros académicos de van Swieten quizás hubiesen sido olvidados si no hubiera sido por un curioso detalle: el doctor fue enviado por María Teresa a Moravia a fin de dictaminar sobre la existencia o no de vampiros. Así son las cosas: una vida dedicada a la ciencia para terminar en una novela de vampiros…

En esos años (y hasta el siglo XXI también) en el centro de Europa era una costumbre frecuente desenterrar cadáveres para clavar estacas en el pecho de los muertos vivos que asolaban la tranquilidad de los pueblos vecinos. Estos actos eran tan frecuentes que la emperatriz envió a su hombre de confianza para valorar qué había de cierto en esa costumbre tan inquietante.

En 1755 el doctor van Swieten viajó con el doctor Grässer hacia los lugares donde Vlad Tepes III, el empalador (personaje inspirador de la figura de Drácula, que quiere decir “demonio”), había guerreado contra los turcos utilizando métodos represivos que aún, para su época, parecían crueles y excesivos. Se dice que, al ver este bosque de empalados moribundos entre atroces dolores, Mehmed II frenó su avance sobre tierra cristiana, de allí que Vlad Tepes III sea considerado por los rumanos como un héroe.

En realidad, van Swieten no estaba interesado en la historia de Drácula sino en los ritos de los campesinos. El doctor no dudaba en llamar “barbarismo de la ignorancia” a la costumbre de desenterrar cadáveres. En su reporte llamado “El discurso sobre la existencia de los fantasmas”, van Swieten explica por qué algunos cadáveres aparecían incorruptos y la razón del quejido espantoso al clavar una estaca en su pecho, que no era otra cosa que una violenta emanación de gases. Gracias a este texto, María Teresa dictó una ley donde se prohibía desenterrar cadáveres de supuestos vampiros, por ser esta una práctica irracional.

Gerard van Swieten volvió a su trabajo como médico de la reina y murió años después, rodeado de honores y respeto profesional. Su gesta asistencial se recuerda con varios monumentos y con un curso de administración hospitalaria que hasta nuestros días organiza la Universidad de Heidelberg.

Mis queridos lectores, cuando ustedes vean una película de Drácula y a este estremecerse ante la cruz que exhibe el doctor van Helsing, recuerden que Gerard van Swieten no creía en esas estupideces.

TEXTO EXTRAÍDO DEL LIBRO IATROS

Dejá tu comentario