Lugares1968 | Argentina | Buenos Aires

La noche que Boca y River perdieron en un clásico

La tragedia de la puerta 12 en la que murieron 71 personas, tuvo lugar en el Estadio de River Plate el 23 de junio de 1968.

Un 23 de junio de 1968 fue la fecha en la que la desesperación y muerte se arremolinaron al interior del túnel 12 del Monumental, casa de los 'Millonarios' y de la selección de Argentina.

Las 90,000 butacas para vivir el clásico más pasional de Argentina se encontraban completamente vendidas. En la cabecera norte, zona de ingreso de la afición de Boca Juniors, se ubicaba la puerta 12, sitio donde fallecerían 71 personas y 113 resultarían heridas.

River llegaba con 18 años sin ganar un título, mientras que Boca Juniors no tenía mayores esperanzas en un campeonato que San Lorenzo se acabó llevando. El encuentro fue tedioso y aburrido. 0-0.

Cuando el juego se encontraba a 10 minutos de finalizar, la parcialidad 'xeneize' de dispuso a salir del inmueble debido al duro clima que se tenía en aquel instante, etapa de pleno invierno en Buenos Aires, además que el encuentro fue, futbolísticamente, aburrido. A la salida, el deseo por ir a casa se estrelló con una multitud tratando de desocupar las escaleras que conducían a una reja completamente cerrada. Ahí, en el túnel, la desesperación derrumbó la vida de múltiples personas que fallecieron a causa de asfixia y golpes.

puerta 12

Las versiones son muchas, las culpas, prácticamente de nadie. Argentina vivía una etapa muy difícil en medio de una dictadura lo cual complicaba que se tomaran las medidas de justicia necesarias para encontrar a los culpables de la peor y más grande tragedia del deporte argentino.

La primera causa que se señaló fue directamente a la policía argentina. Se dice que como motivo de control, las rejas de la puerta 12 se cerraron por completo y pese a los gritos de desesperación de las personas, nunca se dio la indicación para que se abrieran.

Dicha decisión policiaca se habría dado como represalia y venganza a problemas de los hinchas de Boca con el orden público en juegos anteriores del equipo 'xeneize' y por choques previos al encuentro celebrado en el Monumental.

La segunda causa mencionada se da por negligencia de personas encargadas del propio estadio al no quitar los torniquetes que dan acceso a la gente cuando ingresa a un inmueble. Dichas personas, estaban obligadas a quitar esas barreras de seguridad al momento que el partido culminara, algo que no ocurrió jamás.

Por esta versión, directivos de River Plate fueron investigados para encontrar o deslindar responsabilidades. Como todo el proceso estuvo lleno de irregularidades, jamás se le condenó a ninguna persona por la muerte de las 71 personas.

Cualquier causa podría ser cierta, incluso, ambas estarían relacionadas. Lo cierto es que las puertas de salida estaban cerradas mientras decenas de personas se encontraban atoradas unas con otras, sin oxígeno suficiente para respirar y con los golpes de la gente que en las escaleras del estadio seguían presionando para poder salir.

D23.jpg

Según se mencionó, el suelo del túnel 12 se encontraba sumamente resbaloso lo que terminó por ocasionar que la gente fuera cayendo una sobre otra sin posibilidad de hacer algo por ayudar o por salvar su propia vida.

El gobierno argentino, la AFA y el propio River Plate, "compraron" el silencio de varios sobrevivientes o de familiares heridos o fallecidos con tal de no hacer más grande la tragedia, la cual en un inicio de quiso disimular, pero la magnitud del problema lo imposibilitó. La cantidad que se le ofreció a la gente fue ridícula: apenas 1,000 dólares.

A las afueras del túnel 12, luego de abrirse las puertas de la reja o bien, quitarse los torniquetes, fueron colocados uno a uno los cuerpos de los fallecidos, la mayoría, jóvenes que no sobrepasaban los 25 años de edad para que las familias de ellos pudieron reclamarlos.

A raíz de ese incidente, la puerta 12 cambió de nombre por la 'Puerta L'. La historia cuenta que con el paso de los años, ese sitio se ha vuelto un lugar tenebroso en el cual, cuando no hay partido y la noche llega, se escuchan lamentos, gritos y golpes en dicha zona, sobre todo, llantos de niños.

Los fantasmas de esas personas muertas no pueden encontrar salida mientras el problema se ha ido olvidando con el paso de los años en la Argentina. En diversas ocasiones se ha intentado reabrir el caso, pero ya no se tiene la información suficiente debido a las irregularidades de aquel momento para encontrar a los responsables.

Dejá tu comentario