PersonajesElvis | Grace Kelly | música | rock | Priscilla Ann Wagner

La mafia, la prensa y Priscilla: la boda de ocho minutos de Elvis Presley

El 1 de mayo de 1967, la pareja se daba el 'sí, quiero' en el Hotel Aladdin de Las Vegas. Su primer baile como marido y mujer fue «Love Me Tender».

Una forma de medir los acontecimientos de la historia del pop es repasar las muñecas de coleccionista de Barbie. Grace Kelly, Merilyn Monroe, Escarlata O'Hara, Shakira... Si has marcado a alguna generación, Mattel habrá hecho una muñeca con tu cara. Y ese es el caso de Elvis Presley.

La cara y los trajes del 'Rey del Rock' fueron reproducidos una y otra vez por la compañía juguetera. Primero en solitario, luego con una fan y, por último, en 1967, con su primera y única esposa, Priscilla. La pareja contrajo matrimonio el 1 de mayo de ese año en el Hotel Aladdin de Las Vegas en una ceremonia que solo duró ocho minutos y que tuvo todos los ingredientes que requiere un retalo sobre Presley: mafia, mujeres bonitas, prensa y buena música.

ELVIS.jpeg

Priscilla Ann Wagner tenía 14 años de edad cuando conoció al cantante. Fue en 1959 en una fiesta celebrada en Bad Nauheim (Alemania). Con 21, la joven morena de ojos azules se convirtió en la señora de Presley, en una ceremonia que presagiaba lo que le esperaba como esposa del artista: figurar sin opinar. Todo el evento fue organizado por Colonel Parker, mánager de Presley, duró apenas 8 minutos e incluyó una conferencia de prensa y un desayuno privado con cochinillo asado, ostras, langosta, pollo frito y champán.

Pese a ser la boda de uno de los cantantes más famosos de todos los tiempos, apenas hubo un centenar de invitados, entre los que figuraban Marty Lacker y Joe Esposito, dos miembros de la mafia de Menphis que actuaron como testigos del novio. Tras la luna de miel, los novios ofrecieron otra recepción en Graceland para el resto de sus conocidos.

Los restos del enlace

Poco queda ya que rescatar de aquella boda. El Hotel Aladdin fue demolido en 1998 para construir uno nuevo en su lugar. El vestido de Priscilla, diseñado por ella misma, así como el esmoquin negro y las tradicionales botas texanas del novio, se encuentran en la casa alquilada de Palm Springs donde la pareja pasó su luna de miel, reconvertida en un museo en honor al artista.

priscilla_and_elvis_presley_wedding_

«Lo que hacía era vivir su vida»

Elvis y Priscilla Presley fueron padres exactamente nueve meses después de su boda. En 1973, llegaba el divorcio. La pareja acordó que el cantante pagaría a su exesposa 725.000 dólares en efectivo, más un 5% de las ganancias que generase con su música y las películas.

«Cuando me mudé con él a Graceland, me uní a su grupo de allegados, pero eso fue todo. Nunca salíamos, vivíamos en una burbuja. Lo único que hacía era vivir su vida, no tenía mi propia vida. Veía las películas que él quería ver, escuchaba la música que él quería escuchar...», relató Priscilla Presley en 2016, en una de sus primeras entrevistas.

Convencida de que Elvis siempre fue «el amor de mi vida», Presley reveló que para divorciarse, llegaron al juzgado agarrados de la mano: «El juez pensó que íbamos a casarnos, no a divorciarnos».

elvis

Dejá tu comentario