HistoriaGuerra de Invierno | Finlandia | Unión Soviética | URSS

La Guerra de Invierno entre URSS y Finlandia

El 6 de diciembre de 1917 Finlandia se declaró independiente. Su independencia fue reconocida por el gobierno ruso soviético el 18 del mismo mes. Algunas semanas después Finlandia sería reconocida como independiente por Francia, Suecia y el Imperio alemán. Sin embargo, a pesar de que Finlandia había obtenido la independencia pacíficamente, las relaciones entre la Unión Soviética y Finlandia fueron frías y tensas casi desde el inicio.

La causa inicial de eso era que, acabada la Guerra Civil Finlandesa, grupos de activistas nacionalistas finlandeses realizaban frecuentes incursiones armadas en territorios soviéticos con el objetivo de lograr imponer la “Gran Finlandia” (ay, esas ansias expansivas de todos los países...”). Por todo ello, en 1932 la Unión Soviética firmó un tratado de no agresión con Finlandia, tratado que se actualizó en 1934, por diez años más.

Stalin, inseguro acerca de la ayuda de Occidente en caso de un ataque alemán, terminó llegando a un acuerdo con Hitler (apretándose la nariz con los dedos). El bueno de Josef quiso demostrar su buena predisposición destituyendo a su ministro de Relaciones Exteriores, que era judío. Y así fue como su nuevo ministro, Vyacheslav Mólotov, se citó con su colega alemán Joachim Von Ribbentrop y firmaron un pacto de no agresión que de alguna manera sorprendió al mundo, que consideraba al nazismo y al comunismo como enemigos irreconciliables.

MolotovRibbentropStalin.jpg
Firma del pacto. Mólotov está a punto de firmar. Tras él se encuentran Ribbentrop (con los ojos entrecerrados) y Stalin a su izquierda.
Firma del pacto. Mólotov está a punto de firmar. Tras él se encuentran Ribbentrop (con los ojos entrecerrados) y Stalin a su izquierda.
satalin ribbentrop.jpg
El saludo de Stalin y Ribbentrop.
El saludo de Stalin y Ribbentrop.

Pero Stalin seguía desconfiando, y en abril de 1938 los soviéticos iniciaron negociaciones diplomáticas con Finlandia, con el objetivo de desarrollar una defensa unida contra Alemania. Además, se percató de que la frontera finlandesa, en la zona del istmo de Karelia, estaba a sólo 32 km de Leningrado, lo cual terminaba siendo una excelente base para una eventual invasión alemana en el caso de que estallara la guerra con la Alemania nazi. Un visionario, Josef. Poco a poco, las solicitudes soviéticas de “intercambiar” (más bien recibir) territorio con Finlandia se fueron convirtiendo en demandas, y un año después las negociaciones estaban estancadas, mientras que la situación política europea se deterioraba rápidamente.

Así que a pesar del pacto de no agresión con Hitler, Stalin no quería quedarse desprotegido. Para evitar que Alemania emprendiera una guerra relámpago a través de Finlandia para llegar a Leningrado (el desconfiado Josef tenía ese temor en la cabeza, no hay caso), decidió apostar soldados en la frontera con Finlandia, además de continuar con sus pedidos (cada vez más parecidos a exigencias) al gobierno finlandés sobre cesiones territoriales, la mayoría en el sudeste (cerca de casa, digamos).

Finlandia se negó. Y Stalin no aceptaba fácilmente un “no”, así que respondió con un ataque aéreo devastador sobre Helsinki; había empezado la guerra entre la URSS y Finlandia: la Guerra de Invierno.

guerra de invierno.jpg

Los finlandeses se atrincheraron en lo que se llamó la “línea Mannerheim” (llamada así en honor al barón Carl Gustav Mannerheim, que había derrotado a los bolcheviques en la guerra civil finlandesa en 1918), en el istmo de Karelia, la zona que Stalin ansiaba poseer desde un principio.

INVIERNO.jpg

Unos 125.000 finlandeses repelieron la primera ofensiva soviética (que no era poca cosa, ya que constaba de medio millón de soldados y un centenar de tanques). En el norte del istmo, cerca del lago Ladoga y hasta el Mar Ártico, los finlandeses utilizaron brigadas de soldados esquiadores, de diez o quince soldados cada una, para defender los 1.120 km de la frontera con la URSS. Las patrullas de esquiadores acosaban (y cómo) al Ejército Rojo con ataques sorpresa nocturnos habitualmemnte exitosos, y muchísimos soldados soviéticos murieron congelados en los bosques del norte. Los finlandeses llegaron a decir, como muletilla, “son demasiados, y nuestro país es demasiado pequeño; ¿de dónde sacaremos sitio para enterrarlos a todos?”

guerra de invierno 2.jpg

En febrero de 1940 Stalin lanzó una segunda ofensiva masiva. Los finlandeses pidieron ayuda pero las potencias occidentales se la negaron, porque temían una respuesta agresiva de Alemania si las potencias aliadas ponían un pie en Escandinavia (mirá vos qué “cuidadosos”). Cuando finalmente los franceses y los británicos se decidieron a movilizar tropas en Noruega y Suecia ya era demasiado tarde. A principios de marzo Finlandia había sufrido 25.000 bajas y los soviéticos habían perdido 250.000 hombres.

1280px-Raate_road.jpg
Winter-War-ii.jpg

La guerra duró 105 días, hasta marzo de 1940, cuando se firmó un tratado de paz en el que Finlandia cedía cerca del 10% de su territorio, un 20% de su capacidad industrial y un tercio de sus instalaciones productoras de energía hidroeléctrica, entre otras cosas, a la Unión Soviética. Sin embargo, aunque la URSS logró satisfacer sobradamente sus demandas iniciales con la cesión por parte de Finlandia de los territorios de Petsamo, Salla y, sobre todo, la apetecida zona de Karelia, sus pérdidas para superar las defensas finlandesas fueron, como se vio, muy numerosas, y no cumplieron con su objetivo de conquistar todo el país. Además, su posición internacional sufrió considerablemente y fue puesta en duda la destreza combativa del Ejército Rojo. Por otra parte, aunque los finlandeses lograron retener su soberanía y atraer la buena voluntad internacional, las duras condiciones de paz impuestas por la Unión Soviética provocaron en la población finlandesa su deseo de revancha y su acercamiento a la Alemania de Hitler.

En resumen, podría decirse que la Guerra de Invierno arrojó un mal resultado militar para la URSS. La parte positiva para ellos fue que a raíz de lo ocurrido se iniciara un proceso de reinstaurar a oficiales cualificados y modernizar a sus fuerzas, una decisión que a la larga permitiría a los soviéticos resistir la invasión alemana (les harían a los alemanes lo que los finlandeses les habían hecho a ellos...).

The_Monument_of_the_Winter_War.jpg
Un monumento de la Guerra de Invierno en Suomussalmi, Finlandia, que contiene una roca por cada soldado que murió.
Un monumento de la Guerra de Invierno en Suomussalmi, Finlandia, que contiene una roca por cada soldado que murió.
Guerra fría

Dejá tu comentario