PersonajesJuan Cruz Varela | argentina | Bernardino Rivadavia | Buenos Aires | Florencio Varela | Juan Manuel de Rosas | literatura | Manuel Belgrano | Mariano Moreno | Martín Rodríguez

La furia poética en el exilio

olítico, poeta, dramaturgo, ensayista, teólogo, periodista y editor de periódicos argentino. Humanista fecundo y polifacético, cultivó con acierto los géneros literarios más variados y desplegó, una intensa labor de promoción y animación cultural que le convirtió en una de las figuras cimeras de la intelectualidad de su tiempo. Implicado también en el servicio a la Administración pública de su joven nación, fue uno de los intelectuales pioneros en señalar la existencia de una cultura específicamente argentina, con independencia del vasto legado español. Sus tragedias constituyen el más alto exponente del teatro neoclásico argentino: Dido (1823) y Argia (1824).

Juan Cruz Varela nació el 24 de noviembre de 1794 en Buenos Aires. Cursó estudios de Teología en la Universidad de Córdoba.

Poco después de haber concluido esta formación académica, se dio a conocer como escritor por medio de una serie de ensayos filosóficos y poemas heroicos destinados a exaltar la Independencia de Argentina, al tiempo que comenzaba a publicar sus colaboraciones periodísticas en los principales rotativos y revistas del país austral.

En su trayectoria dentro del ámbito de la prensa escrita, colaboró asiduamente en las publicaciones El Argos y La Abeja Argentina, donde, ya en calidad de miembro de la Sociedad Literaria, mostró su empeño por adjudicar a la literatura un papel predominante en la sociedad civil, como encargada de difundir entre los lectores unas pautas modélicas de comportamiento racional que les inculquen la necesidad de sacrificar lo privado en aras de lo público y les enseñen a ejercer su condición de ciudadanos.

Funcionario, por aquellos primeros compases de su carrera literaria y periodística, en el gobierno de Bernardino Rivadavia (1780–1845), pronto pasó a la oposición para enfrentarse abiertamente a las autoridades políticas y, sobre todo, religiosas, a las que hizo objeto de sus agudas y corrosivas sátiras desde las páginas de El Centinela.

Además de El Mensajero Argentino y El Centinela, Juan Cruz Varela fundó y editó El Tiempo, diario político, literario y mercantil (1828), desde cuyas páginas continuó insistiendo en la necesidad de dirigir toda la carga cómica de sus sátiras contra el poder.

Exilio

Secretario del Congreso General Constituyente de 1826, al caer el gobierno unitario, se vio forzado a emprender el camino del exilio rumbo a la capital uruguaya, en donde continuó ejerciendo el periodismo político de oposición junto a su hermano menor Florencio Varela (1807–1848) y a otros jóvenes autores románticos que conspiraban desde Montevideo contra el régimen tiránico de Juan Manuel de Rosas (1793–1877).

Autor dramático con influencias clásicas, escribió las tragedias Dido, en tres actos, paráfrasis de un canto de La Eneida, y Argía, en cinco actos.

Como poeta destacó con La Elvira y El jardín de Delia.

Cantó las jornadas guerreras de la Revolución de Mayo y la época posterior: A los valientes defensores de la libertad en la llanura de Maipo; Al triunfo de Ayacucho; Al triunfo de Ituzaingó; Canto a San Martín y Balcarce; El 25 de mayo de 1838, entre otros.

Sus briosos afanes cívicos y culturales sólo pudieron ser reducidos por la llegada de la muerte, que le sobrevino prematuramente en la capital de Uruguay cuando llevaba ya diez años en el exilio.

Juan Cruz Varela falleció el 23 de enero de 1839 en Montevideo.

Obras

Poesía

  • La Elvira (1817)
  • A los valientes defensores de la libertad en la llanura de Maipo (1818)
  • Triunfo de Ituzaingó (1827)
  • El jardín de Delia
  • Canto a San Martín y Balcarce
  • El 25 de mayo de 1838

Sonetos

  • A la memoria de mi padre
  • A don Mariano Moreno
  • Al que desmaya en nuestro sistema por los contrastes que ha padecido
  • Al general don Manuel Belgrano
  • A la muerte del Dr. D. Juan N. Sola
  • A don Martín Rodríguez en su regreso a la campaña de Santa Fe

Teatro

  • Dido (1823)
  • Argia (1824)

Dejá tu comentario