PersonajesPhilip K. Dick

La ficción profética

Philip K. Dick nació un día como hoy de 1928 en Chicago. A lo largo de su carrera, escribió 36 novelas y cinco colecciones de relatos cortos entre 1952 y 1982, cuando murió en California. Sus cuentos llevan al lector a un viaje intenso a través de las emociones humanas. Sus relatos proféticos sobre el futuro, escritos en los años cincuenta, sesenta y setenta, les dan a sus novelas un aire de credibilidad y urgencia. Ganó el Premio Hugo de 1962, por su novela ¨El hombre en el castillo¨.

A Scanner Darkly (Una mirada a la oscuridad) estaba dedicado a muchos de sus amigos que murieron o sufrieron daños por abuso de drogas (incluido él mismo). La narración en primera persona de Radio Free Albemuth está escrita desde la perspectiva de un joven escritor de ciencia ficción llamado Philip que vive en Berkeley. Muchas de las ideas que Dick tenía sobre el mundo se pueden encontrar en sus escritos. Esto incluye su desconfianza hacia el gobierno y la autoridad, su vida como escritor profesional e incluso visiones cósmicas que se dice que experimentó. Las novelas de la trilogía de Valis continúan borrando las líneas entre la ficción y la realidad retorcida de Dick.

El estado emocional de Philip K. Dick pasó por muchos cambios a lo largo de su vida. La muerte de su hermana gemela 41 días después de su nacimiento es la primera de muchas cicatrices que enfrentaría. Estaría involucrado en una serie de malos matrimonios y fue adicto a distintos tipos de drogas. Su nivel de producción era inconsistente y experimentaría períodos de intensa creatividad y tiempos oscuros en los que no escribiría. A lo largo de la década de 1950, Dick comenzó a hacerse un nombre en el mundo de la ciencia ficción. Estaba escribiendo cuentos para revistas especializadas y desarrollando su propio estilo, que era muy diferente al de los otros escritores de ciencia ficción de la época. Su primera novela publicada fue Solar Lottery (Lotería Solar) en 1954. El clima político de la época y la propia paranoia de Dick en relación con la autoridad conformaron la atmósfera de donde surgirían muchas de sus historias.

Los años 50 y principios de los 60 fueron períodos muy creativos para Dick. Ganó el premio más alto en el mundo de la ciencia ficción en 1962 por The Man In The High Castle . La década de 1970 produjo algunos de sus mejores trabajos y continuó haciéndose famoso en la comunidad de ciencia ficción. Libros como Do Androids Dream of Electric Sheep (¿sueñan los androides con ovejas electricas?), Flow My Tears The Policeman Said (Fluyan mis lágrimas, dijo el policía) se escribieron en este período de tiempo (finales de los 60, principios de los 70). La experiencia profunda a la que Dick se refiere como 2-3-74 se convierte en un giro en su carrera y estabilidad emocional. Este evento, que está ficcionado en La Trilogía de Valis, es una serie de contactos que Dick afirma haber tenido con una fuerza más allá de la Tierra. Llamados Zebra, al principio (luego Valis), estos ¨contactos¨ dejarían a Dick interpretándolos hasta su muerte en 1982.

Philip k dick.jpg
Philip K. Dick.
Philip K. Dick.

Philip K. Dick ha recibido muchas etiquetas a lo largo de los años y a medida que su trabajo se fue haciendo más conocido desde su muerte. El género de la ciencia ficción fue utilizado como una salida para romper el terreno desconocido. Su trabajo es muy experimental y cuestiona la base de nuestra propia existencia. Sus propios estados emocionales y psicológicos desempeñaron un papel importante en el tono de su trabajo a lo largo de los años. Notar el cambio en el estilo de escritura de Dick de los años 50 a los 80 es echar un vistazo en la lucha cotidiana de un genio creativo. Sus intentos por demostrar el potencial cada vez mayor del universo son viajes personales a sus propias realidades.

El siglo veintiuno ha despertado un gran interés en Philip K. Dick, cuyas historias han inspirado a generaciones de lectores, amantes del cine y artistas de todo tipo. Sus libros e historias están impresos en docenas de idiomas y sus obras se estudian en aulas universitarias. El legado de Philip K. Dick es más fuerte que nunca, sus puntos de vista aparentemente precisos sobre el futuro son más reales de lo que jamás el mismo pudo haber imaginado.

Dejá tu comentario