PersonajesJuana de Ibarbourou | Alfonsina Storni | Gabriela Mistral | literatura | Uruguay

La dramática vida de Juana de Ibarbourou

Fallecida en 1979, la mayor poeta uruguaya fue ignorada por sus compañeros de generación, quienes la veían como la escritora del gobierno de turno.

La primera biografía sobre la poeta uruguaya Juana de Ibarbourou (editada en el año 2008) revela el infierno de una mujer marcada por el talento y la belleza pero desgarrada por la violencia doméstica, la adicción a la morfina, penurias económicas y un amor prohibido casi en el crepúsculo de su vida.

"Juana es un mito y una leyenda en Uruguay", dijo el periodista y escritor Diego Fischer, autor de Al Encuentro de las Tres Marías, la flamante y primera biografía, novelada, de la poeta, que descorre el velo sobre la intimidad de la mujer que murió el 15 de julio en 1979, tres años después de que decidiera autorrecluirse y clausurar las puertas de su vida al mundo.

Autora de clásicos como Chico Carlo y obras consagradas como Lenguas de Diamante, Raíz Salvaje y Cántaro Fresco, Juana pervive como la escritora de La Higuera ("porque es áspera y fea/ porque todas sus ramas son grises/ yo le tengo piedad a la higuera") de lectura obligada en muchos colegios latinoamericanos y que aún hoy cualquier uruguayo de más de 30 años puede recitar de memoria.

"Juana de América", como se la conoció a partir de la distinción creada para ella en 1929 cuando aún no cumplía los 40 años, integró con la argentina Alfonsina Storni y la chilena Gabriela Mistral una tríada femenina de escritoras notables del Cono Sur durante la primera mitad del siglo pasado.

Pero fue la uruguaya quien mejor combinó belleza con un talento que, aunque desdeñado por compatriotas de la Generación del 45, integrada por escitores Juan Carlos Onetti y Mario Benedetti, aclamaron poetas de la talla de los españoles Miguel de Unamuno, Juan Ramón Jiménez y Federico García Lorca.

Basado en cartas de la escritora, testimonios y documentos, el libro es la travesía amarga de una mujer que, superadas las delicias de la fama y de una belleza que marcó época, vivió atormentada, "cautiva" de su hijo Julio César y enamorada sin futuro, pero correspondida, a los 60 años de un médico argentino de 40 -Eduardo De Robertis- con quien venció un tiempo su dependencia a la morfina.

juana-de-ibarbourou (1).jpg

Fischer comenzó a proyectar el libro 15 años atrás cuando llegó a su poder una carta manuscrita en la que Ibarbourou exponía "el reconocimiento de su adicción y su batalla contra las drogas y la existencia de un amor prohibido", rememora el periodista para quien si bien Juana siempre "supo dónde quería llegar", terminó superada por la estima pública que buscó y su propia fragilidad.

Ibarbourou fue "ignorada por la intelectualidad del Uruguay, la llamada Generación del 45 que integraron Onetti, Benedetti, Angel Rama" porque "le atribuyeron el mote de ser la poeta del gobierno de turno", cosa que es "absolutamente falsa", dice Fischer a la hora de explicar la ausencia de biografías de la mayor poeta del país.

Juana padeció serias penurias económicas buena parte de su vida -llegó a vender su Biblioteca personal de más de 4 mil volúmenes- y aunque cortó amarras con el mundo exterior en 1976 la alcanzó el galardón "Protector de los Pueblos Libres José Artigas" que le otorgó la dictadura uruguaya (1973-85), premio que luego recibieron los dictadores argentino Jorge Rafael Videla y el chileno Augusto Pinochet.

"La condecoración fue infamante" y Juana la aceptó "presionada por su hijo", una "figura nefasta, con dimensiones de novela medieval", afirmó Fischer sobre Julio César Ibarbourou, quien, según sostiene el libro, llegó a agredir físicamente a su madre, como alguna vez había hecho su marido, Lucas de Ibarbourou.

El "muchachón sin alegría", como lo definió su madre, fue también responsable -sostiene Fischer- de que el anuncio de la muerte de Juana, posiblemente entre el 12 y 14 de julio de 1979, recién se anunciara oficialmente el 15 de julio porque éste había comprometido la "primicia" con un diario de la época.

"Lo que más impresiona es cómo en ese infierno, en ese calvario que vivió fue capaz de crear belleza", afirmó Fischer, cuya biografía se lanzó a menos de un año del trigésimo aniversario de la muerte de Ibarbourou, 70 de la proclamación de "Juana de América" y medio siglo del Premio Nacional de Literatura.

Texto extraído del sitio: latercera.com

Dejá tu comentario