batalla de Zacatecas

La batalla de Zacatecas

Una de las grandes batallas libradas en nuestro país y la que definió la suerte de la revolución mexicana fue la batalla de Zacatecas, en la que fuerzas constitucionalistas de la División del Norte derrotaron a los mejores contingentes del Ejército Federal que sostenía el régimen de Victoriano Huerta.

El Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, Venustiano Carranza, ordenó al General Francisco Villa que mandara parte de la División del Norte, a reforzar al General Natera en la toma de la Zacatecas. Gracias a esta acción el General Villa solicitó partir hacia Zacatecas con su División en lugar de sólo enviar refuerzos, después haciendo caso omiso a las órdenes de Don Venustiano Carranza, decidió tomar la ciudad.

Al llegar los primeros contingentes a la estación Calera, a 25 kilómetros de Zacatecas, procedieron a tomar posiciones que serían el punto de partida de sus ataques, mientras tanto los Generales Felipe Ángeles y Tomás Urbina, hicieron los reconocimientos necesarios para presentar el plan de ataque y adoptar los dispositivos correspondientes.

La Ciudad de Zacatecas, capital del estado del mismo nombre, fue una plaza de importancia, por ser el centro vital de las comunicaciones del norte del país; el gobierno de este estado, estaba bajo control de las tropas federales, por tal motivo, Venustiano Carranza ordenó al general Pánfilo Natera que tomara la Ciudad de Zacatecas.

La Ciudad, se encuentra ubicada en el centro de serranías que dan pie a una cañada, misma que se extiende al margen del arroyo de la plata, el cual inicia al noroeste de la ciudad, entre los cerros de “El Grillo” y “La Bufa” y culmina al este de la capital en la presa “La Zacatecana” salida a “Aguascalientes”. Los cerros en su mayoría cuentan con abundantes rocas y escasa vegetación como lo son nopales, mezquites, huizaches y chaparrales, por lo que en estos es fácil el desplazamiento de la infantería, más no el cerro del “El Grillo” en el cual la caballería puede actuar, ya que este no presenta cortaduras o barrancas que impidan el desplazamiento de tropas.

El día 23 de junio de 1914 se inició el avance para realizar la consolidación de algunos objetivos secundarios que permitirían realizar el ataque principal, para esto el General Severino Ceniceros, tomó el cerro de la Tierra Negra, vecino de la Bufa, apoyado por el fuego de la artillería del Mayor Miguel Saavedra. Raúl Madero tomó el cerro de Tierra Colorada (El Loreto), al mismo tiempo, atacó por la derecha el dispositivo adoptado por el Ejército Federal.

A las 10.00 horas de la mañana comenzó la batalla, el General Francisco Villa, ordenó que 24 cañones, emplazados entre Veta Grande y Zacatecas, iniciaran el fuego contra los cerros de la Tierra Negra y otros en El Loreto y las tropas de infantería avanzaron sobre el monte Esmeralda.

Los revolucionarios avanzaban y consolidaban posiciones y las piezas de artillería alargaron sus disparos para protegerlos, pero en la parte del cerro de la Sierpe, por la falta de accesos se originó un cuello de botella que ocasionó que la infantería subiera lenta.

El General Francisco Villa, ordenó que la artillería fuera reubicada hacia el cerro de la Sierpe; en el lugar el fuego de fusilería fue intenso, después el apoyo fue para el General Servín, que ascendía por los flancos de la elevada pendiente del cerro de la Sierpe y estaba a punto de ser rechazado.

Con el arribo de la artillería a las inmediaciones del cerro de la Sierpe, recibió apoyo por el fuego las tropas del General Servín, con esto el enemigo evacuo el lugar. Mientras tanto el General Tomás Urbina, al mando de su tropa, se le designo para tomar los cerros de Tierra Negra y Tierra Colorada. Las tropas del General Maclovio Herrera, capturaron la estación del ferrocarril y los cerros del Grillo y Clérigos.

Después de esta acción, las tropas de la División del Norte ganaron terreno, aproximadamente a las 1730 horas, debido a las acometidas constitucionalistas, las tropas federales, que sumaban aproximadamente 8,000 soldados, derrotados abandonaron el lugar.

Por lo anterior, las tropas federales, al perder terreno, iniciaron el desalojo de sus posiciones, mismas que se concentraron en la ciudad para reorganizarse y enfrentar a los constitucionalistas. Con esto el General Francisco Villa, ordenó que las tropas de reserva, atacaran el resto del ejército federal, consumándose la derrota total de las tropas antes citadas. Con el triunfo de la batalla de Zacatecas, el ejército constitucionalista obtuvo el paso libre para dirigirse a la Ciudad Capital y poder después establecer el orden del país.

Texto extraído del sitio https://www.cultura.gob.mx/centenario-ejercito/batalla_zacatecas.php

Dejá tu comentario