PersonajesJosé Ignacio Thames | 9 de julio de 1816 | Independencia Argentina | Tucumán

José Ignacio Thames

Confieso que por años creí que esta calle de Palermo honraba al río que atraviesa Londres. Mi duda era que la llamaron Thames y no Támesis... hasta que conocí la historia de esta figura consular, una de las luminarias presentes en la jura de nuestra independencia.

José Ignacio Thames nació en Tucumán, 15 de agosto de 1762, siendo hijo de don José Ignacio Thames y de doña María Josefa Gutiérrez. Cursó sus primeros estudios en la Universidad de Córdoba donde se doctoró en teología.

Terminada su carrera, pasó a Tucumán a ejercer su ministerio hasta que en 1798 fue designado cura párroco de El Alto (Prov. de Catamarca) por haber fallecido el maestro don Juan Gregorio de Urrejola, el 1ero de enero del citado año.

Antes que Thames, llegó como ayudante, el maestro Francisco Javier Thames, posiblemente hermano del titular, y que junto con el maestro don Tomas de Vera, compartieron la cura de almas de la parroquia.

Sacerdote de alta ilustración y gran celo apostólico, desempeñó sin desmayos su ministerio de caridad y abnegación desde su llegada en mayo de 1798, por espacio de quince años.

Más tarde, fue elevado a la categoría de canónigo de la Catedral de Salta, por decreto del gobierno del 10 de abril de 1813.

Partidario de la Revolución de Mayo de 1810, quiso para los hijos de esta tierra, libertad e independencia. En 1815, se le designó presidente de la Junta Electoral que eligió diputados por Salta a Moldes, Boedo y Gorriti al Congreso General Constituyente de Tucumán a celebrarse al año siguiente.

thames.jpg
José Ignacio Thames
José Ignacio Thames

Al mismo tiempo fue electo diputado por Tucumán junto con el doctor Pedro Miguel Aráoz, y en tal carácter, se incorporó en su primera sesión. El diploma de congresal se aprobó, no así el de sus colegas, que fueron rechazados.

Formó parte de varias comisiones, entre ellas, la que proyectó el reglamento que habría de regir las funciones de Director Supremo.

Firmó el acta de la Independencia Argentina del 9 de julio de 1816, y en la sesión del 1ero. de agosto, resultó electo presidente del Congreso. Propugnó la monarquía de los Incas, y en la sesión del 5 de agosto expresó que “El señor Presidente, haciendo mérito del principio de derecho que prescribe la restitución al poseedor y dueño de lo que se despojó por violencia, deducía lo que a los incas debía hacérseles de la dominación que se les usurpó por los soberanos de España”. Su propuesta, inspirada en los conceptos de Belgrano, fue desechada por la firme oposición de Tomás de Anchorena.

Trasladado el Congreso a Buenos Aires, el doctor Thames continuó perteneciendo a él, y en abril de 1818, resultó electo vicepresidente del mismo. A fines de aquel año le aceptada la renuncia que en su oportunidad presentar el Cabildo tucumano. Después volvió a ocupar su puesto de canónigo de la Catedral del Salta.

Por su amistad con el presbítero Dr. Pedro Miguel Aráoz, gran orador y patriota tucumano, actuó en política secundando su gestión gubernativa a don Bernabé Aráoz, hermano del congresal nombrado, cuando se formó la célebre República de Tucumán. Durante el último período de Aráoz, ocupó una banca en la Legislatura tucumana.

Entre los años 1824 y 1825 volvió a El Alto donde tenía parte de familia y donde fue párroco ejemplar durante muchos años.

Un hermano del doctor Thames, de nombre Luís, contrajo matrimonio en Los Manantiales (hoy Depto. de Santa Rosa), que en esa época pertenecía al Curato de El Alto. En el acta de casamiento figura como padrino, el doctor José Eusebio Colombres, congresal por Catamarca, por supuesto amigo y quizá pariente del doctor Thames, quien bendijo esta unión.

Falleció en Tucumán, el 8 de febrero de 1832, a los 71 años de edad.

Una localidad del centro-oeste de la provincia de Buenos Aires, una calle de la ciudad de Buenos Aires y una calle en la ciudad de San Miguel de Tucumán llevan su nombre como homenaje.

Dejá tu comentario