PersonajesJosé Félix Correa de Saá | General San Martín | Juan Lavalle | Lamadrid | Rosas | Dorrego

José Félix Correa de Saá: El viejo granadero

A los 15 años este mendocino se había alistado en el Regimiento de Granaderos a Caballo, conformando el Ejército de los Andes en el Campo de Instrucción de El Plumerillo.

José Félix Correa de Saá fue escolta del general San Martín a las órdenes de Necochea. Participó en todas las batallas de la Campaña de Chile. Por su participación en Maipú, fue condecorado con una Medalla de Plata y un Cordón de Honor. Como teniente, se embarcó hacia el Perú y asistió a la toma de Lima. En 1821 el mismísimo Protector le concedió la Medalla de Oro y la “Orden del Sol”. Correa de Saá combatió en todas las batallas de la Campaña del Pacífico, hasta las finales de Junín y Ayacucho. En 1826 volvió al país donde se incorporó al Regimiento de Caballería que comandaba Juan Lavalle en su lucha contra los indios en el Tandil. Al concluir esta campaña, comenzó la guerra con el Brasil en el cuerpo de “Cazadores de Escolta”, bajo las órdenes directas del general Alvear, después de haber participado de las principales batallas. Como coronel volvió a Buenos Aires y al igual que casi todas las tropas del Ejército de Observación, se unió a los decembristas y participó en el combate de Navarro, cuando Dorrego fue apresado.

Correa de Saá fue testigo de los grandes acontecimientos de la Patria naciente: El Ejército de los Andes, Brasil, la revuelta del ejército y también las Vizcacheras, cuando el coronel Rauch fue muerto por la indiada ante la mirada de su tropa.

Marchó a Córdoba con su hermano para servir bajo el mando del general Paz. Después de la derrota de Quiroga en Oncativo, Correa del Saá pasó a su provincia natal bajo las órdenes de Videla de Castillo. Vuelve a Córdoba a tiempo de ser testigo de la infortunada caída de Paz.

Continúa bajo el mando de Lamadrid hasta que éste es derrotado en Ciudadela, y se ve obligado a exiliarse en Bolivia. Correa del Saá lo sigue a su jefe hasta territorio boliviano. Para él las guerras habían terminado. Permaneció allí hasta la caída de Rosas, cuando decide volver. En 1869 fue incorporado a lista de Guerreros de la Independencia. El viejo granadero pasó a la inmortalidad en agosto de 1879, más de 40 años después que su hermano fuese fusilado.

Dejá tu comentario