PersonajesJorge Newbery | Buenos Aires | Chacarita | Paul Groussac

Jorge Newbery

Atleta, ingeniero, piloto, fue un personaje pintoresco de nuestra historia. Hombre de sólidos conocimientos, al que le debemos nuestro primer sistema de iluminación eléctrica, era también dueño de un coraje legendario, que lo empujó a aventurarse en esas máquinas primitivas para surcar los cielos. Su osadía le costó la vida, que puso en juego en varias oportunidades, tanto en el deporte, como en la aviación y en lances de honor.

Jorge Alejandro Newbery nació en Buenos Aires, el 27 de mayo de 1875, hijo de Ralph Lamartine Newbery, de profesión odontólogo y de Dolores Malagarie. Ambos norteamericanos.

Después de viajar con su padre por Estados Unidos volvió a Buenos Aires, donde estudió en el tradicional colegio San Andrés. Cursó durante dos años en la Universidad de Cornell de EE.UU. fue alumno de Tomas Alva Edison cuando estudió en el Drexel Institute de Filadelfia donde se graduó el ingeniero electricista, conocimientos que pudo aplicar en Buenos Aires, donde ejerció como jefe de la Compañía Luz y Tracción del Río de la Plata. En 1896 ingresó en la Armada Nacional, como Ingeniero electricista del Primer grado, ascendiendo a capitán de fragata, puesto que ejerció en el crucero “Buenos Aires”. Se le encomendó la compra en Europa de equipos eléctricos destinados a las unidades de batalla y a la defensa de las costas. Dos años después fue ascendido a subinspector.

Édison;_Newbery.jpg
J. A. Newbery con T. A. Edison en el Congreso Internacional de Electricidad de Saint Louis.
J. A. Newbery con T. A. Edison en el Congreso Internacional de Electricidad de Saint Louis.

Jorge Newbery tenía una fuerte afición al deporte; practicó remo, natación, lucha greco-romana, esgrima, fútbol, automovilismo y boxeo, disciplina en la que se destacó.

El intendente Adolfo Bullrich lo nombró director general de alumbrado de la Municipalidad de la Capital. Durante su gestión se realizó el embellecimiento e iluminación de la Avenida de Mayo, siendo responsable del primer tendido de luz eléctrica. Así lo atestigua una placa colocada en su honor frente al Congreso de la Nación.

Jorge_Newbery_deportista.jpg
<div><p>Jorge Newbery, deportista.</p></div><div><div></div></div>

Jorge Newbery, deportista.

A pesar de la tragedia sufrida por su hermano Eduardo en El Pampero”, el 24 de enero de 1909, Jorge Newbery se elevó por primera vez en otro globo “El patriota”, acompañado por el ingeniero Horacio Anasagasti. Anteriormente había acompañado a Aaron Anchorena, en su accidentado vuelo sobre el Río de la Plata. El 27 de abril, al reconstituirse el Aero Club, fue designado presidente, cargo que conservará hasta su muerte. El 27 de diciembre del mismo año, batió el record sudamericano de duración y distancia al volar en “El Huracán” desde Belgrano a la ciudad brasileña de Bagé, en Río Grande do Sul. En mayo de 1910, obtuvo el brevet de piloto de avión, pocos años después que los hermanos Wright abrieron los tiempos de la conquista de los cielos. El 5 de noviembre de 1912 superó el récord sudamericano de altura al alcanzar los 5.100 metros con el globo “Eduardo Newbery”. En su carácter de presidente del Aero Club hizo entrega al Ministerio de Guerra dela Escuela de Aviación Militar, creada el 8 de septiembre de 1912. Fue nombrado director de esa primera escuela, institución recientemente creada, y en la que participaron los coroneles Enrique Mosconi y M. J. López. El 24 del mismo año cruzó el estuario hasta Colonia con el monoplano “Centenario”, regresando en el día. El 25 de mayo de 1913 dirigió la flotilla de cuatro aeroplanos que participaron durante el primer desfile militar que tuvo como escenario el Hipódromo Nacional. En julio se trasladó a Europa. Por decreto del 13 de noviembre, firmado por el Dr. Victorino de la Plaza y refrendado por el Ministro Gregorio Vélez se le concedió diploma de aviador militar, juntamente con Alberto R. Mascias. Se casó con Sara Escalante, aunque su matrimonio se disolvió al poco tiempo.

jorge newbery _ala rota

Regresó al país a comienzos de 1914, y el 11 de febrero batió la marca mundial de altura en aeroplano al alcanzar los 6.225 metros, luego de un periplo de tres horas y doce minutos. De inmediato se trasladó a Mendoza, para realizar estudios meteorológicos en la precordillera, pues tenía el propósito de cruzar la Cordillera de los Andes. Se preparó para ese vuelo con un avión Morane-Saulnier de su amigo Teodoro Fels, y similar al que él mismo poseía. En la tarde del 1ero. de marzo de 1914, hallándose en el histórico campo de “El Plumerillo” (denominado “Los Tamarindos”), Newbery accedió al pedido de una dama para realizar un vuelo en dicha máquina. No llegó a elevarse más de 500 metros de altura, cuando una falla mecánica provocó la caída del aparato, que entró en tirabuzón, destruyéndose al impactar contra la tierra. Newbery murió y su acompañante Benjamín Giménez Lastra sufrió severas heridas. Paul Groussac, que había estado platicando con Newbery escasas horas antes, fue quien cerró los ojos del piloto. El hecho enlutó al país que perdía con él a uno de sus más genuinos espíritus pioneros. La algarabía por los tradicionales corsos de carnaval se vio frustrada por la luctuosa noticia. Sus restos fueron velados en el Pabellón de las Rosas. El Intendente municipal, Dr. Joaquín S. de Anchorena dictó un decreto adhiriéndose al duelo y su ataúd fue transportado en una cureña en medio de una procesión hasta el cementerio de La Recoleta. Posteriormente fue trasladado a Chacarita, donde descansa en un mausoleo en su honor. Los cóndores velan su sueño eterno.

Al enterarse de su suerte, Juan Terrero escribió una sentida despedida al “desafiador del misterio del éter y paladín por la sonriente intrepidez del esfuerzo…”

Sepulcro_de_Jorge_Newbery_.jpg
Sepulcro de Jorge Newbery en el Cementerio de la Chacarita.
Sepulcro de Jorge Newbery en el Cementerio de la Chacarita.

Dejá tu comentario