MúsicaIrene Kitchings | jazz | Benny Carter | Al Capone | Benny Goodman | Billie Holiday | Carmen McRae | Louis Armstrong | Mujeres | música | Sarah Vaughan

Irene Kitchings: la primera creadora de una banda de jazz exclusivamente de mujeres

Si bien es aún poco venerada por los historiadores musicales contemporáneos, y hasta se la confunde con otra Irene (Higginbotham), fue gracias a ella que Carmen McRae empezó a componer, que Billie Holiday cantó sus mejores temas y que Teddy Wilson desarrolló su impronta pianística.

Irene nació bajo el apellido Armstrong en Marieta (Ohio) en 1908 y murió en Cleveland (Ohio) en 1975. No se conocen las fechas exactas ni de su natalicio ni de su fallecimiento, pero sí que fue una pianista y compositora de afrodescendencia estadounidense que tuvo gran trascendencia en las vidas de muchos de los personajes más importantes de la historia del jazz de las primeras décadas del siglo XX.

Se inició en el piano a muy temprana edad de la mano de su progenitora, la cual era profesora del cordófono simple y de solfeo. A los 13 años se mudó con su familia a Detroit (Michigan), donde comenzó a tocar en bares y fiestas de casamiento. A sus 17, los Armstrong volvieron a mudarse y se instalaron en Chicago (Illinois). Para mediados de los años veinte, Irene ya era conocida y valorada en los círculos jazzísticos de esa ciudad del condado de Cook.

Por aquel período, Irene fundó varias bandas de jazz, integradas únicamente por hombres. Entre éstos destaca la presencia del saxofonista y clarinetista texano Budd Johnson, que más tarde colaboraría con músicos de la categoría de Earl Hines, Fletcher Henderson, Lionel Hampton, Coleman Hawkins, Billy Eckstine, Dizzie Gillespie, Louis Armstrong, Gil Evans, Charlie Shavers y J.J. Johnson. Así mismo, Budd formó parte de los grupos que respaldaron diversas grabaciones de las cantantes Etta Jones, Sarah Vaughan, Dinah Washington, Billie Holiday y Carmen McRae.

Como muchos jazzeros de la época, Irene también actuó en clubes propiedad de famosos gánsteres. Al Capone, que era dueño de uno de los más concurridos de Chicago, el “Vogue Club de Cottage Grove”, y gran admirador de la artista, la tuvo contratada por años para que actuara allí al frente de su orquesta. De hecho, cuando el “Vogue” fue cerrado por la policía debido a una investigación criminológica que inculpaba al gerifalte de haber sido el mentor de la “Matanza de San Valentín” (de la que fue absuelto sin culpa y cargo), para la reapertura volvió a contratarla y a aplaudirla con veneración y apoteótico entusiasmo en todas y cada una de sus presentaciones.

También, durante los “locos” 20s, se casó con Joe Eady, un modesto trompetista del que pronto se divorció, pero que le dio el nombre que utilizó (Irene Armstrong Eady) cuando, en 1922, formó junto a Dolly Jones (la primera mujer trompetista de jazz en ser grabada) las “Three Classy Misses”, un trío exclusivamente femenino con una inusual instrumentación: piano, violín y trompeta, una combinación que las hizo destacar, ya que las mujeres en el jazz tendían tradicionalmente a ser cantantes o a lo sumo pianistas.

Para principios de los 30´s se casó con el pianista Teddy Wilson y durante un tiempo sus carreras se desarrollaron en paralelo hasta que él, en 1933, se trasladó a Nueva York para unirse a la banda de Benny Carter e Irene, en gran parte debido a las presiones de su suegra, abandonó prácticamente su carrera y lo acompañó. “La carrera de Ted era más importante para mí que la mía”, declaró en una entrevista tiempo después.

Irene tuvo una importancia decisiva en la formación de Teddy: lo inició en la música clásica (en la que era un ignorante), fomentó y estimuló su interés por la misma llevándolo a conciertos de Rudolf Serkin y Casadesus (del cual llegó a ser un gran amigo), lo ayudó a pulir y perfeccionar su estilo pianístico forzándolo a trabajar a fondo su mano izquierda (de gran tamaño) y su facilidad para tocar décimas; pero para cuando Wilson se convirtió en una estrella del trío, del cuarteto y de la orquesta de Benny Goodman, la dejó sin el mínimo remordimiento por una mujer más joven con la que se había encelado.

Tras el fracaso de su matrimonio, Irene quedó hundida moralmente. Además, comenzó a sufrir problemas oculares debido a la enfermedad de Eales (una enfermedad que se caracteriza por la inflamación y posible bloqueo de los vasos sanguíneos de la retina, el crecimiento anormal de nuevos vasos y hemorragias vítreas y retinianas). Benny Carter la animó a recurrir a su composición como un medio para sacarla de la depresión que le habían causado la ruptura marital y el abandono de su esposo. Billie Holiday, que se había hecho amiga de ella cuando grababa con Wilson, realizó una introducción al letrista Arthur Herzog Jr. Su primera colaboración, "Some Other Spring", fue grabada por Holiday, y durante los siguientes años la asociación produjo algunas buenas canciones, la última de las cuales fue "I'm Pulling Through", también grabada por Holiday.

Para principios de los 40s, Irene no se encontraba bien y se fue a Cleveland (Ohio) para que la cuidara una tía a la que adoraba. Allí conoció y se casó con Elden Kitchings, apellido con el que firmó todas sus últimas composiciones. Falleció a los 62 años, después de haber vivido felizmente sus días finales cantando y tocando el órgano en la iglesia local.

Irene Kitchings

Dejá tu comentario