HistoriaARA General Belgrano | democracia | dictador | Malvinas | islas Malvinas | Guerra de Malvinas | Leopoldo Galtieri

Historia de un final anunciado: Termina la Guerra de Malvinas

Ya no hacía falta traer al principio, ni exaltar el coraje de los cuchilleros correntinos frente a los gurkhas mercenarios, ni destacar la habilidad de nuestros pilotos volando sobre las olas del Atlántico Sur, menos aún declamar que íbamos ganando, porque el 14 de junio de 1982 las tropas del general Benjamín Menéndez se rendían en Puerto Argentino.

El 14 de junio de 1982 finalizó el conflicto que dejó 649 argentinos, 255 británicos y tres isleños muertos.

El 22 de noviembre de 2.000 se sancionó la Ley N° 25.070 que declaró el 2 de abril como el "Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas". El fin de la justa conmemoración pretende recordar la transitoria recuperación de un pedazo de patria que nos pertenece y homenajear a nuestros 649 soldados caídos en combate y a los 1.068 heridos, cuyo promedio de edad era entre 18 y 20 años, tras 74 días de conflicto y 33 enfrentamientos, hasta que los Generales Jeremy Moore (comandante inglés) y Mario Benjamín Menéndez (Gobernador militar de las islas), establecieron el alto al fuego y la consiguiente rendición argentina el 14 de junio

A pesar de la orden dada por el dictador Leopoldo Galtieri, de seguir combatiendo hasta las últimas consecuencias, lo que implicaba continuar hasta perder las dos terceras partes de los efectivos, el 14 de junio de 1982, la comandancia argentina en las Islas Malvinas firmó la rendición.

La noticia, emitida en medio de un partido del Mundial de Fútbol que se jugaba en España y del que participaba Argentina, causó gran frustración en una población engañada con la campaña triunfalista del gobierno.

La guerra había comenzado inesperadamente para la gran mayoría dos meses antes, buscando la dictadura argentina recuperar cierto consenso de la población, cuando los aberrantes crímenes de lesa humanidad dejaban de ser un secreto a voces, que aterraba y silenciaba a muchos de quienes lo conocían.

Ignorando todo intento de alcanzar un acuerdo por medios pacíficos, la dictadura argentina se internó en una aventura que terminó no sólo con la derrota y la pérdida de más de 600 vidas argentinas, sino con un retroceso en las negociaciones diplomáticas. Luego de unos días de incertidumbre e incidentes, Galtieri debió renunciar, dejando el cargo al general Reynaldo Bignone, quien fue el que debió convocar de inmediato a la nueva apertura democrática.

Fueron 74 días de guerra. Inevitable hablar de bajas. Por el lado argentino, se contabilizaron 649 muertos y más de 1.200 heridos. Por el otro, 255 británicos. También hubo civiles entre las víctimas, tres mujeres isleñas fueron abatidas.

Pero las consecuencias de la batalla no quedaron ahí. Incapaces de olvidar el horror vivido, más de 450 ex soldados argentinos y otros 300 británicos se han suicidado desde entonces.

Ocupó portadas el crucero argentino ARA General Belgrano, hundido por un submarino nuclear inglés, fue uno de los pocos sobrevivientes del ataque japonés a Pearl Harbor: el 'HMS Conqueror', el responsable de su desaparición, utilizó torpedos de la IIGM. En él murieron 323 hombres, entre ellos el soldado pringlense Aroldo Rubén Romano, y sobrevivieron 770. Es el primer barco hundido por un submarino de este tipo durante una guerra.

No era ningún secreto que la situación económica argentina no era boyante. Aún así, se entró en un conflicto que provocó unas pérdidas materiales superiores a los 1.630 millones de dólares, según informes de la fiscalía de la Cámara Federal.

En términos emocionales, la Guerra de Malvinas es un hecho del pasado que al pueblo argentino le duele siempre en tiempo presente, por tratarse del territorio, un elemento importante del Estado, y por la memoria de los 649 héroes que ofrendaron sus vidas en las islas, los que volvieron pero siguen padeciendo las consecuencias del enfrentamiento armado de 1982, y los que decidieron apagar sus vidas -años después de la rendición en Puerto Argentino-, por las secuelas que no pudieron soportar.

Es innegable la cicatriz que significan el 2 de abril y el 14 de junio de 1982 - fechas de inicio y fin de la contienda bélica- para el pueblo argentino. Y no es menos cierto que Malvinas es una causa nacional y como tal, sigue siendo una fuente de legitimidad a la que suelen recurrir los políticos para incrementar su legitimidad doméstica.

Como legado, los combatientes argentinos dejaron unas 18.000 minas bajo el suelo de las islas. Aún hoy un gran número de artefactos se encuentra en la zona, incluyendo bombas M67 de 90 milímetros antitanque, misiles de aire a la superficie, granadas de mano..

Galtieri, tuvo que abandonar su cargo tras el estrepitoso fracaso militar, y en 1984, poco después de instaurada la democracia, fue condenado a 12 años de prisión por su "impericia y negligencia en la conducción de la Guerra de la Malvinas".

Malvinas

Texto originalmente publicado en https://www.elorden.com/noticias/2019/06/14/7440-a-37-anos-del-fin-de-la-guerra-de-malvinas

Dejá tu comentario