LugaresBernardino Rivadavia | Buenos Aires | Cosme Mariano Argerich | Facultad de Medicina | Francisco Javier Muñiz | Hospital de Clínicas | Juan Manuel de Rosas | Martín Rodríguez | medicina | Primer Triunvirato | Universidad de Buenos Aires

Historia de la Facultad de Medicina - UBA

La investigación bibliográfica sobre la historia de la enseñanza de la medicina en nuestro país y el nacimiento de la Facultad como tal, permite observar la estrecha correlación entre el desarrollo de ambos procesos con las circunstancias políticas y sociales que acaecieron en el territorio nacional y las sucesivas organizaciones institucionales, con marchas y contramarchas en su establecimiento. Debido a ello, no son pocas las ambigüedades y aun contradicciones en los datos referidos por las fuentes consultadas. El tema es de notable relevancia e interés, por lo cual la síntesis que se expone a continuación se encuentra sujeta a mayores precisiones –o eventuales correcciones– que puedan alcanzarse al proseguir y profundizar la investigación histórica.

1780-1799 | Primeros antecedentes: el Protomedicato de Buenos Aires

Las cuestiones vinculadas al ejercicio de la Medicina y a la defensa de la sanidad pública en Buenos Aires dependieron del Protomedicato de Lima, que tenía una delegación en Buenos Aires a cargo de un Teniente de Protomédico. El Protomedicato era una vieja institución española cuyos orígenes se remontan al Medioevo.

El Tribunal del Protomedicato de Buenos Aires, cuerpo colegiado como su nombre lo indica, fue creado por el virrey Juan José de Vértiz en 1779 e inaugurado el 17 de agosto de 1780 en una audiencia en la cual el primer Protomédico, doctor Miguel Gorman, dio una alocución en latín. Funcionó precariamente hasta que fue autorizado por un Real Decreto del año 1798.

Sus atribuciones eran amplias en cuanto a la dirección de la política sanitaria y el control del ejercicio profesional, y por ello se dividía en secciones tales como: el Protomedicato propiamente dicho, el Protocirujanato, el Protofarmaceuticato (o Protoboticariato), el Protoalbeitarato (que se ocupaba del control de los veterinarios) y el Protobarberato (control de los barberos y practicones).

Varios años después de su creación, el Protomedicato de Buenos Aires incorporó a sus funciones la tarea de formar médicos y cirujanos. Surgió así en 1799 la Escuela de Medicina del Tribunal del Protomedicato de Buenos Aires, que inauguró sus cursos hacia 1801 (algunas fuentes hablan también de 1800 y de 1802).

1799-1813 | La enseñanza de la medicina en el Virreinato del Río de la Plata y en los albores de la nacionalidad

Veinte años antes del inicio de los estudios universitarios, la ciudad de Buenos Aires contó con escuela médica, al iniciarse los cursos de la Escuela de Medicina del Protomedicato. Ésta tuvo su figura inspiradora en el ya nombrado Dr. Miguel Gorman, médico irlandés humanista que otorgó a la enseñanza un acentuado rasgo ecuménico, integrando influencias no sólo hispánicas, sino también británicas y francesas. Ello mucho antes de los intentos -rivadavianos primero y sarmientinos después- de incorporar maestros, profesores y científicos provenientes de Francia, Alemania, Italia, Bélgica, Holanda, Suiza, de otros países europeos y hasta de los E.E.U.U., a nuestras instituciones de enseñanza (primarias, secundarias, terciarias y universitarias) y de investigación. Ecumenismo anticipado, también, al pronunciado fenómeno inmigratorio, posterior a 1876, que transformaría la identidad de nuestro territorio y la composición de nuestra población.

Junto a Gorman, otros prestigiosos médicos y cirujanos contribuyeron a los primeros pasos de la enseñanza de la medicina y la cirugía en nuestro territorio, tales como el licenciado Agustín Eusebio Fabre (catedrático de cirugía) y el Dr. Cosme Mariano Argerich (segundo en la “dinastía familiar” de médicos con ese apellido, nacido en Buenos Aires y graduado en España, sucesor de Gorman como profesor de medicina).

Al producirse la primera invasión inglesa, los alumnos de la Escuela de Medicina prestaron valioso aporte a los “hospitales de sangre”. Con el transcurso de los años, el alumnado de esta primera escuela fue disminuyendo, con actividad prácticamente nula hacia la época de la Revolución de Mayo. Luego de producida ésta, el Primer Triunvirato, en 1812, suspenderá los sueldos a los catedráticos de medicina y cirugía “hasta que se hagan útiles y oportunas tales erogaciones”.

1813-1821 | El Instituto Médico Militar

Luego de un frustrado intento para la creación de una “Facultad Médico-Quirúrgica”, el Dr. Cosme Mariano Argerich presenta a la Asamblea de 1813 el plan de estudios que dio origen al Instituto Médico Militar, cuya función primordial era proveer más y mejores médicos y cirujanos para los ejércitos independentistas. Profesores y alumnos fueron considerados parte del Cuerpo de Medicina Militar. Inició sus cursos en 1815, y cumplió su tarea con cierta eficacia. En 1820 fallece su primer director -el Dr. Argerich-, asumiendo el cargo el Dr. Cristóbal Martín de Montúfar. Tuvo entre sus profesores, además de los nombrados, a Francisco Cosme Argerich, Francisco de Paula Rivero, Juan José Montes de Oca, y realizó su formación el futuro catedrático Francisco Javier Muñiz.

Pese a su breve existencia como tal (fue suprimido en 1821), el Instituto dejó sentadas las bases para la organización de la enseñanza médica universitaria en nuestro naciente país.

1821-1852 | Creación de la Universidad de Buenos Aires

Fue sin duda uno de los hechos más importantes y positivos del período de anarquía y desunión nacional que se extiende entre los años 1820 y 1835. El decreto del gobernador Martín Rodríguez fue impulsado por su ministro Bernardino Rivadavia, entusiasta representante de la corriente ilustrada y liberal en nuestro país, promotor también de la creación de la Academia de Medicina de Buenos Aires, en 1822. La flamante Universidad constituyó un intento integrador de la educación pública porteña en todos sus niveles. Uno de sus seis departamentos fue el de Medicina, cuyo “prefecto” fue el Dr. Montúfar. Se inició con tres cátedras: Instituciones Médicas (Juan Antonio Fernández); Instituciones Quirúrgicas (Francisco Cosme Argerich) y Clínica Médica y Quirúrgica (Francisco de Paula Rivero). El material de enseñanza y los textos usados en los primeros años fueron casi exclusivamente de origen francés e italiano, debido a la influencia de dos reconocidos investigadores de esas nacionalidades: Aimé Bonpland y Pedro Carta Molino, respectivamente. Luego de dos años de iniciada la carrera se contó con sala de disecciones, y el gobierno decretó un presupuesto para costear en Europa el perfeccionamiento de los estudiantes sin recursos. El alumno podía doctorarse en medicina o cirugía, para lo cual debía presentar una tesis. La primera camada de médicos se graduó en 1827.

Las labores fueron desarrolladas en momentos difíciles, que se acentuaron durante el gobierno de Juan Manuel de Rosas, al suprimirse los fondos presupuestarios en 1838, cuando su gobierno fue hostigado por la crisis económica que acompañó al bloqueo anglo-francés. Se agregarán, además, las fuertes tensiones políticas, causa del exilio de los profesores que discrepaban con la hegemonía del régimen rosista.

1852-1874 | La Facultad de Medicina

Luego de la caída de Rosas, la Escuela de Medicina fue separada de la Universidad (hasta tanto ésta fuera reorganizada), pasando a depender directamente del gobierno de la Provincia de Buenos Aires. Un decreto de octubre de 1852 creó el Consejo de Higiene Pública, restableció la antigua Academia de Medicina -que había funcionado sólo durante dos años- y dispuso, para los estudios médicos, la jerarquía de Facultad. Fue designado su primer presidente (decano) el doctor Juan Antonio Fernández (reemplazado en 1855 por el doctor Francisco Javier Muñiz). La enseñanza de la medicina era efectuada en el edificio del Hospital de Hombres, situado al lado de la iglesia de San Pedro Telmo, en las actuales calles Humberto Primo entre Defensa y Balcarce. Los años posteriores serán testigos del desarrollo de un sostenido proceso de reorganización, caracterizado por logros fundamentales. Entre los progresos visibles debe citarse la inauguración, en 1858, del nuevo edificio de la Facultad (primer solar propio, frente a la iglesia citada); la creación, en 1863, de la Biblioteca de la misma (por Juan José Montes de Oca, el tercer “presidente”), así como la creación de varias nuevas cátedras, que en general seguían el modelo de la Facultad de Medicina de París. En estos años se dieron, asimismo, los primeros pasos organizados de estudios universitarios odontológicos, obstétricos (para la formación de parteras) y farmacéuticos.

Escuela_de_Medicina_de_Buenos_Aires.jpg
Antiguo edificio en la calle Humberto 1° 343.

Antiguo edificio en la calle Humberto 1° 343.

1874-1908 | La Facultad vuelve a la Universidad

En 1874 un nuevo decreto determinó que la Facultad de Medicina volviera a integrar la Universidad de Buenos Aires, y que la Academia de Medicina se hiciera cargo del gobierno de aquélla. A partir de la nueva organización, se sucedieron en el decanato los doctores Manuel Porcel de Peralta, Pedro Antonio Pardo, Cleto Aguirre, Mauricio González Catán, Leopoldo Montes de Oca y Enrique del Arca.

En 1880 se inaugura el nuevo Hospital de Buenos Aires en la calle Córdoba (donde actualmente se encuentra la Plaza Houssay) que es entregado a la Facultad de Medicina en 1883, luego de la “federalización” de la ciudad, denominándose a partir de entonces Hospital de Clínicas. En 1895 fue inaugurado un nuevo edificio para la Facultad -frente al antiguo hospital-, que se convirtió en sede de los estudios médicos, en la denominada Escuela Práctica de Medicina y Morgue. (Esta construcción fue demolida posteriormente, y el lugar es en la actualidad una playa de estacionamiento en la avenida Córdoba, esquina de la calle Uriburu).

En esta década final del siglo surgirá el primer Instituto: el de Anatomía Patológica.

Facultad_de_Medicina_UBA_(en_construcción).jpg
La sede actual en construcción (ca.1940).
La sede actual en construcción (ca.1940).

1908-1944 | La Facultad en el Siglo XX

Sobre la base de un proyecto del Dr. Eliseo Cantón del año 1895, se expropió media manzana contigua a la Facultad (“la media manzana de terreno comprendida entre las calles Córdoba, Viamonte y Junín”) para erigir “el Instituto de Medicina Legal con su respectiva casa mortuoria o ´morgue’, calculada para servir a una población de un millón de habitantes”, así como “el Instituto de Anatomía Patológica y Parasitología y las instalaciones que (la Facultad) considere necesarias para la más perfecta enseñanza de las ciencias médicas”.

El edificio fue inaugurado el 5 de julio de 1908 (actualmente es sede de la Facultad de Ciencias Económicas, conservando sobre la calle Junín un “resto filogenético”: la Morgue Judicial). Se abre en este nuevo período, con el inicio del siglo XX, la etapa que anunciaba el proyecto edilicio: la de la sucesiva creación de los Institutos Universitarios de nuestra Facultad, algunos albergados en la nueva sede y otros por fuera del mismo. Así, cumplirán funciones que conjugaron docencia e investigación el Instituto de Anatomía Normal y Medicina Operatoria, dirigido por Juvencio Z. Arce; el Instituto de Fisiología, organizado y dirigido por Bernardo A. Houssay; el Instituto Modelo de Clínica Médica, a cargo de Luis Agote; el Instituto de Psiquiatría, fundado por iniciativa de Domingo Cabred; el Instituto de Medicina Experimental, dirigido por Ángel H. Roffo.

1944-2018 | El actual edificio de la Facultad

La construcción del actual edificio de la Facultad de Medicina de Buenos Aires, ubicado en la calle Paraguay, entre Junín y Uriburu, fue iniciada en el año 1937 (por ley del año 1926) y concluyó en 1944.

Nuevos edificios, en la misma manzana, permitirán luego la “independencia” de los cursos de odontología, farmacia y bioquímica, al crearse las respectivas facultades. A lo largo del siglo XX, la expansión de las llamadas “ciencias médicas” no será solamente edilicia (Pabellón Costa Boero, Instituto Telémaco Susini, Instituto de Semiología, Escuela de Salud Pública, Maternidad, Instituto de Investigaciones Cardiológicas (actualmente Instituto Taquini, en cuya adyacencia –hoy playa de estacionamiento sobre la calle Azcuénaga- se encontraba el Instituto de Historia de la Medicina), sino que, a la par de la creación de los nuevos espacios, se desarrollarán los primeros cursos de postgrado, así como las llamadas carreras “conexas”: Kinesiología, Fonoaudiología, Nutrición, Obstetricia, Enfermería, o cursos de la misma índole: Podología, Técnico en Hemoterapia e Inmunohematología, Técnico Perfusionista en Cirugía Cardíaca y Técnico Radiólogo.

Dentro del ámbito institucional de la Facultad se integran hospitales donde desarrollan su tarea Institutos (Hospital Roffo, Instituto Lanari, Instituto Vaccarezza). Algunos institutos, a su vez, serán albergados en hospitales de la órbita de la Municipalidad de Buenos Aires, tales como el Rawson, Durand, etc. Por último debe mencionarse, en el lapso de la segunda mitad del siglo XX, la creación de institutos mixtos con el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), como el Instituto de Biología y Medicina Experimental (IBYME), el Centro de Investigaciones Bioenergéticas (CIBIERG) y otros.

Facultad_de_medicina_fachada.JPG
Facultad de Medicina, calle Paraguay (2015).

Facultad de Medicina, calle Paraguay (2015).

Trabajo elaborado conjuntamente por el Instituto de Historia de la Medicina (Departamento de Humanidades Médicas), la Biblioteca Central "Juan José Montes de Oca" y la Dirección General de Organización y Sistemas.

Dejá tu comentario