Henri Cartier-Bresson, el padre del fotorreportaje