MúsicaFlorence Price | música | orquesta | radio

Florence Price: una sinfonía post-racial

Florence Beatrice Price nació 19 de abril de 1887 y murió el 3 de junio de 1953. Fue una compositora clásica, pianista, organista y maestra de música afroamericana reconocida por ser la primera mujer negra en haber compuesto una sinfonía interpretada por una orquesta filarmónica mayor.

Nació como Florence Beatrice Smith en Arkansas, hija de un matrimonio mixto entre Florence Gulliver (una maestra de música) y James H. Smith (un dentista). Tuvo su primera performance a la edad de 4 años y su primera composición fue publicada a sus 11. Para sus 14 supo graduarse con honores del colegio secundario y apuntarse en el Conservatorio de Música de Nueva Inglaterra de Boston. Inicialmente, se hizo pasar por mexicana para evadir la discriminación en contra de los afroamericanos. En el Conservatorio estudió composición y contrapunto con compositores como George Whitefield Chadwick y Frederick Converse. Durante esos días, Florence escribió su primera sinfonía de trio para cuerdas.

Para 1906 regresó a Arkansas donde ofició como docente antes de mudarse a Atlanta en 1910 donde devino la cabeza del departamento de lo que es hoy la Clark Atlanta University (una universidad históricamente negra). Dos años más tarde, se casó con un abogado llamado Thomas J. Price con quien se mudó nuevamente a Little Rock (el pueblo de Arkansas en el que ella había nacido), pero de donde se fueron al poco tiempo escapando de las condiciones de Jim Crow (término sinónimo de racismo, originado en una canción interpretada por Daddy Rice, un cantautor blanco de 1830, el cual se pintaba la cara con corcho quemado y bailaba y cantaba parodiando a un ingenuo hombre negro, estereotipando así el concepto de inferioridad de la raza africana en general y de los afroamericanos en particular en relación a la casta blanca).

Se instalaron en Chicago y Florence empezó un nuevo y satisfactorio periodo en su carrera como compositora. Estudió composición, orquestación y órgano con los mejores maestros de la ciudad, incluido Arthur Olaf Andersen, Carl Busch, Wesley La Violette y Leo Sowerby. Para 1928 ya había publicado cuatro piezas para piano mientras seguía dando clases en la Universidad de Chicago y en el American Conservatory of Music, en el cual también estudiaba lenguaje musical y literatura contemporánea.

En 1931, después de abusos y malversación económica por parte de su marido, se divorcia y se convierte en madre soltera de sus dos hijas. Para mantenerlas se transforma en compositora fantasma de canciones para radio. Durante ese tiempo, Price y sus hijas viven de prestado en casas de amigos hasta que su alumna Margaret Bonds las invita a mudarse con ella.

De la convivencia entre las músicas surgió la dupla Price-Bonds, la cual consiguió un inmediato reconocimiento por sus composiciones y performances. Paralelamente, Florence comenzó a componer su “Symphony in E minor” (una pieza inspirada en la “Symphony No 9 in E minor. From the New World” de Antonín Dvorakla), con la cual ganó el primer premio en los Rodman Wanamaker Foundation Awards, y que, el 15 de junio de 1933, la Sinfónica de Chicago, dirigida por Frederick Stock, la interpretó en escena, convirtiéndola así en la primera afroamericana en ser interpretada por una orquesta mayor.

Durante los años siguientes, además de volver a casarse y a separarse de su segundo marido, Florence escribió otras extensas composiciones para orquesta, trabajos de cámara, canciones artísticas, arreglos para violín, órgano; piezas para piano, arreglos espirituales para piano, cuatro sinfonías, tres conciertos para piano y un concierto para violín. Algunas de sus creaciones más reconocidas fueron (y siguen siendo): “Three Little Negro Dances”, “Song to a Dark Virgin”, “My Soul´s Been Anchored in the Lord”, “Moon Bridge”, I Am Bound for the Kingdom” y “I´m Working on My Building”.

El 3 de junio de 1953, 13 años después de haber sido introducida en la American Society of Composers, Authors and Publishers, Florence muere de una apoplejía en Illinois a los 66 años. Si bien su música fue ensombrecida por algunas décadas tras la emergencia de nuevos estilos musicales y muchos de sus trabajos fueron extraviados, ella y sus composiciones acaecieron en el tiempo y marcaron un antes y un después dentro de la historia de la música clásica occidental y de las posibilidades tanto académicas como orquestales como interpretativas de las compositoras negras subsiguientes.

Florence Price'

Dejá tu comentario