HistoriaFelipe V | España | Europa

Felipe V, el rey que reinó dos veces

Es uno de los monarcas más importantes de la historia de España, y reinó más tiempo que cualquier otro soberano español, 46 años. En realidad, Felipe V ocupó el trono en dos ocasiones.

Con Felipe V se iniciaron los cambios en la vida política, en el programa imperial, en temas de finanzas, gobierno y ejército que sentaron las bases de la España moderna. El monarca fomentó las tendencias renovadoras en la literatura, en las artes creativas y en la música, que acercaron la cultura española a la europea.

Felipe V era un muchacho de 17 años cuando Carlos II le eligió para ser el nuevo soberano de España. Un trastorno bipolar lo acompañó a lo largo de toda su vida personal y política. Cuando el monarca se encontraba activo, se mostraba realmente activo, lo que contrastaba con el gobierno del anterior monarca, Carlos II.

el-reinado-de-felipe-v-coronacion

Un reinado controvertido

El reinado de Felipe V, el primer rey Borbón de España, coincidió con la primera guerra civil de los tiempos modernos –la guerra de Sucesión–, que afectó en profundidad todos y cada uno de los aspectos de la vida nacional. Fue un conflicto que duró cerca de diez años. Con la paz de 1714, España perdió la mayor parte de su imperio europeo. Se cambió, sobre todo, el sistema de gobierno de Castilla, y en la Corona de Aragón se abolieron los fueros. Las bases de la moderna estructura política del Estado se cimentaron entonces.

Después de la paz de 1714, se pensó que un país que había perdido prácticamente todo su imperio se volvería más pobre; pero sucedió todo lo contrario. España se hizo más rica. Los ingresos del gobierno aumentaron de modo extraordinario después de la guerra. En general, los impuestos no crecieron, pero se recaudaban con mayor eficacia. Gracias a este dinero se pudo crear un ejército y una armada permanentes.

el-reinado-de-felipe-v-barcelona.jpeg
La caída de la ciudad de Barcelona ante las tropas borbónicas en 1714.
La caída de la ciudad de Barcelona ante las tropas borbónicas en 1714.

Felipe V empleó estas fuerzas armadas para llevar a cabo una política agresiva en el Mediterráneo. De pronto, Europa experimentaba el increíble fenómeno de una España que se dedicaba a recuperar todos sus territorios perdidos. El triunfo mayor del monarca hispano sería situar en el trono de Nápoles a su hijo Carlos. Este, en aquel período, no tenía probabilidades de suceder al trono de España. Por tanto, era esencial buscar coronas en alguna parte, e Italia parecía el lugar más idóneo.

Esos éxitos en la política exterior de Felipe V se debieron, fundamentalmente, a la ayuda del ejército francés y a la incapacidad de Austria de transportar tropas por falta de una armada.

Mejor de fuera

El rey se las arregló para fomentar y apoyar empresas que permitieran acercar España a Europa. No se puede decir que estos éxitos se debieran exclusivamente a él. Pero era un extranjero que, precisamente porque prefería lo foráneo, alentaba aún más el contacto con el exterior, y abolió ciertas costumbres que no le gustaban. Felipe V hizo venir artistas y arquitectos de fuera. Las dos nuevas instituciones culturales mejor conocidas seguían los modelos foráneos: la Biblioteca Real, a la que el rey contribuyó personalmente, y la Real Academia, una imitación de la Academia Francesa.

En 1719, Felipe V tuvo que encararse a una guerra que no deseaba con Francia. El rey estaba en Valencia cuando, de repente, supo que las tropas francesas al mando del duque de Berwick habían entrado en España. Al conocer el suceso, se dirigió hacia el norte para unirse a su ejército. La campaña no tuvo éxito, y muy pronto le acometió la depresión: tuvo que retirarse a Madrid.

Adiós al trono

Fue entonces, en 1720, cuando decidió abdicar. Se encontraba amargamente deprimido por tener que luchar contra su país natal. La guerra estimuló su deseo de retirarse del trono de España. El monarca y su esposa redactaron un documento con su decisión. No hay duda de que fue una decisión extraña, ya que carecía de sentido.

Su hijo Luis tenía entonces solo doce años, y tal vez por eso el monarca decidió esperar unos cuantos años más, exactamente hasta que su heredero tuviera diecisiete. Ello explicaría por qué Felipe eligió el año de 1724 para abdicar. Mientras tanto, empezó a construir su retiro en el campo: el palacio de La Granja.

1024px-Luis_I,_rey_de_España.jpg
El joven rey Luis I apenas gobernó un año porque murió de viruela inesperadamente.
El joven rey Luis I apenas gobernó un año porque murió de viruela inesperadamente.

Pero Luis murió inesperadamente como consecuencia de la viruela. Y así fue como empezaron todos los problemas. Felipe no deseaba en absoluto retomar la Corona, pero, después de que todos sus consejeros le insistieran, aceptó volver.

Nunca se recuperó de la decisión que había tomado. Felipe continuó siendo un rey eficaz e inteligente, pero el paso del tiempo y su desorden bipolar se unieron para destruirle. Falleció a la edad de 62 años siendo el monarca con más años de reinado en el trono de España.

Dejá tu comentario