PersonajesHarry Houdini | Arthur Conan Doyle

El último escape

No había cadena que lo retuviese ni cerrojo que se resistiese a sus habilidades. Harry Houdini podía escapar de todos lados excepto, claro está, de la muerte. Sin embargo, de una forma u otra, la burló con su fama y con el recuerdo de sus logros nunca igualados, que aun hoy suscitan admiración.

Harry Houdini

Su nombre verdadero era Erik Weisz y había nacido en Budapest en 1874. Su padre era rabino, uno de los primeros en llegar a Estados Unidos. El misterio rodeó su vida y, como no podía ser de otra manera, también su muerte. Siempre se dijo que murió de una peritonitis traumática, debido a un golpe dado por uno de sus admiradores, llamado Gordon Whitehead. Este era un boxeador amateur que, en la calle y sin la debida preparación, quiso poner a prueba la resistencia del célebre escapista y le propinó un golpe en el abdomen. Houdini enseguida se repuso del impacto y le permitió a Whitehead darle otra trompada en el abdomen para demostrarle que podía tolerar sus golpes sin problemas.

Dempsey & Houdini.jpg
Dempsey y Houdini.
Dempsey y Houdini.

El ilusionista no le dio importancia a este episodio y continuó con su vida normalmente, hasta dos días más tarde en que, dolorido, consultó a un profesional. Este le aconsejó que se internara para poder estudiar su caso, pero Houdini, prefirió esperar a terminar la función programada para ese día; no obstante, el deterioro de su estado lo obligaría a ser hospitalizado de urgencia. El diagnóstico fue apendicitis traumática y peritonitis estreptocócica. Por una semana, Houdini luchó por su vida, hasta que finalmente falleció a las diez y media de la noche del 31 de octubre de 1926, justamente, una Noche de Brujas. Sus últimas palabras fueron: “Estoy cansado de luchar”.

Su cuerpo fue trasladado a New York en el mismo féretro de bronce que usaba para sus funciones, más específicamente para el acto que llamaba “enterrado en vida”. Lamentablemente, en esta oportunidad, estaba muerto.

Houdini fue velado en el Hippodrome Theatre y finalmente sepultado en el cementerio Machpelah en Cypress Hills (Queens). Su tumba lució la única escultura de este enterratorio judío, la cual sufrió una agresión en 1975, rápidamente reparada.[1]

Harry_Houdini_Grave_Marker_8-2008.jpg
Tumba de Harry Houdini.
Tumba de Harry Houdini.
Houdini 016.jpg
Monumento a Houdini en el Cementerio Machpelah.
Monumento a Houdini en el Cementerio Machpelah.

Desde el instante mismo de su muerte, comenzaron las versiones de una trama conspirativa. ¿Por qué no le habían efectuado una autopsia? ¿Qué era eso de “apendicitis traumática”?, diagnóstico del que hoy se discute su existencia. ¿Murió realmente de peritonitis? Todo era muy extraño...

A estas dudas, debemos agregar el rumor de que en él se ensayó un nuevo suero, que después se dejó de usar. Otros hablan de asesinato premeditado y señalan a una secta de espiritistas, liderados por la médium Mina “Margery” Crandon, a la que Houdini había acusado de fraude.

Después de la muerte de su adorada madre, Houdini había intentado comunicarse con ella en el más allá. Sin embargo, a todos los médium y parapsicólogos a los que había recurrido, terminó acusándolos de farsantes. Entre ellos, estaba Margery, la célebre espiritista de Boston, que contaba con muchos seguidores, como el inefable sir Arthur Conan Doyle. Este, apesadumbrado por la muerte de su hijo, su cuñado y sus sobrinos durante la guerra, creía firmemente en la posibilidad de comunicarse con los muertos. El enojoso asunto con Margery terminó con la amistad que unía al escritor con el ilusionista.

Ella había afirmado que un espíritu vengativo mataría a Houdini por su escepticismo. Al parecer, no hizo falta este “espíritu” vengativo, porque dos de sus seguidores habrían envenenado a Houdini con arsénico o, al menos, era lo que entonces se rumoreaba.

Aun muerto, Houdini continuaba con su cruzada antiespiritista. Antes de fallecer, le habría dicho a su esposa Bess que intentaría comunicarse con ella desde ultratumba y, para que nadie la engañase, le señaló diez palabras claves[2] que su espíritu evocaría al presentarse. De esa forma solo ella sabría si era él quien le hablaba desde el más allá. Por diez años, todas las Noches de Brujas,[3] cientos de médiums, espiritistas y personas que se atribuían poderes paranormales se reunieron con la esposa de Houdini a la espera del mensaje del mago. Pero nadie jamás pronunció las palabras secretas. Después de todos esos años de espera, Bess terminó estas multitudinarias reuniones, convencida de que Harry no iba a volver.

houdini bessi.jpg
Theo Hardeen y Bess Houdini.
Theo Hardeen y Bess Houdini.

Tanto se habló del tema del asesinato que, para desmentir o asegurar esta hipótesis, George Arden, un nieto del hermano de Houdini, y Anna Thurlow, bisnieta de la aludida Margery, han solicitado el permiso para exhumar su cadáver y estudiarlo para detectar en él cualquier sustancia tóxica que pudiese subsistir después de ochenta años. Cuentan para esta empresa con el apoyo del doctor Michael Baden, investigador que ha trabajado sobre las muertes de John F. Kennedy y Martin Luther King.

No sabemos cómo terminará esta batalla legal que rodea al ilusionista, ni siquiera si les permitirán la apertura del féretro, o si fue o no envenenado, pero quizás sea este el último truco de Houdini para evadirse del único lugar del que aún nadie ha podido escapar.

[1]. Las imágenes están prohibidas en los cementerios judíos.

[2]. Curiosamente, estas diez palabras habían sido extraídas de una carta de Arthur Conan Doyle.

[3]. El rito continúa aun hoy en día, organizado por Sydney Roudner.

Texto extraído del libro TRAYECTOS PÓSTUMOS - A veces la muerte no es el final, sino el comienzo de la historia de Omar López Mato.

Dejá tu comentario