HistoriaArgentina | José de San Martín | Juan Manuel de Rosas | peronista | San Martín | General San Martín | Rosas

El robo del sable corvo de San Martín, uno de los sucesos más extraños en la historia argentina

Uno de los símbolos de la historia de la independencia iberoamericana fue el sable que usó el general José de San Martín durante sus campañas en el continente. Esta reliquia histórica fue robada en 1963 por un grupo de jóvenes argentinos para reavivar el movimiento peronista en el país.

El arma tuvo varios dueños desde la muerte de San Martín. Pasó por las manos del gobernador argentino Juan Manuel de Rosas y Juan Nepumoceno Terrero, amigo del gobernador. Al final la espada regresó a la familia Rosas y fue guardada por sus vástagos. Manuelita Rosas –hija del gobernador argentino–, por petición del director del Museo Histórico Nacional de Argentina, donó el sable en 1896.

san_martin_testamento_01.jpg

El alfanje quedó depositado en el museo hasta que el 12 de octubre de 1963 fue robado por un misterioso grupo. Aquel día tras el cierre del museo, un coche se detuvo en la entrada principal. El guardia le contestó que solo estaba él. Tras oír aquella respuesta, el muchacho le apuntó con una pistola y le explicó que él y sus cinco amigos se llevarían el sable del Libertador.

Los muchachos entraron en la cámara en la que estaba el arma y se la llevaron. Con el botín en sus manos huyeron del lugar, y dejaron una nota. En el papel el grupo indicó que pertenecían a la Juventud Peronista y que cuidarían del sable "como si fuera el corazón de nuestras madres". El objetivo del robo era reavivar al movimiento peronista y ridiculizar al gobierno del momento.

sable san martin

El golpe fue planeado por Osvaldo Agosto, Alcides Bonaldi, Manuel Gallardo, Juan José Valle y Emilio, un enigmático joven que nunca dio su apellido. Se le encargó a Aníbal Demarco –otro militante peronista– la custodia de la reliquia, que fue guardada en una estancia cerca de Mar del Plata. Allí permaneció hasta que tras la captura y tortura de Agosto, Demarco –junto con el militante Adolfo Phillipeaux– decidieron entregar la reliquia.

El 28 de agosto de ese mismo año, el corvo de San Martín regresó al museo. Sin embargo, volvió a ser robado en 1965 por otro grupo de peronistas. fue recuperado al año siguiente y por orden del general Onganía –presidente de facto– se envió el objeto al Regimiento de Granaderos a Caballo General San Martín para que lo custodiaran. En 2015 la expresidenta Cristina Fernandez aprobó una ley para devolver el sable al Museo Histórico Nacional, donde se exhibe actualmente…una replica.

Dejá tu comentario