HistoriaGalípoli | Dardanelos | Constantinopla | Imperio Ruso | Winston Churchill

El otro frente

Al sur de la Tracia turca, en la parte más septentrional del Egeo, muy cerca del estrecho de los Dardanelos, el almirantazgo británico conducido por Sir Winston Churchill, intentó abrir un nuevo frente para liberar las tensiones sobre Francia. La campaña de Galípoli fue un enorme fracaso, que pesó sobre el futuro político del futuro Primer Ministro.

El 19 de febrero de 1915, después de un formidable bombardeo desde la flota británica y francesa, se inició la campaña que los ingleses llamarían de los Dardanelos y los australianos Galípoli.

La idea era abrir un camino para llegar a Constantinopla y abastecer al Imperio Ruso con cañones y municiones, y a la vez, permitir la exportación de cereales desde Ucrania. La intención también era forzar a los Reinos de Rumania y Bulgaria a enfrentar al Imperio Austrohúngaro, abriendo un nuevo frente de batalla.

El plan había sido concebido por Winston Churchill, por entonces Lord Mayor del Almirantazgo, y adoptado por el gobierno de James Balfour. Si era exitoso, se clavaba una puñalada en la espalda de las potencias centrales y la guerra podría terminar en pocos meses.

El esquema táctico fue planeado como una operación naval, pero después de un mes de bombardeos, era evidente que para desalojar a las fortalezas turcas era necesario un desembarco.

Lord Horatio Kitchener, un héroe de las Guerras en África consintió el ataque, encomendando al general Ian Hamilton la tarea (aunque no fue muy preciso en las finalidades del operativo). Este se valió de las fuerzas expedicionarias australianas y neozelandesas (llamadas Anzac) además de británicos y franceses para comenzar las operaciones. Inicialmente disponían de 75.000 hombres en total, de los cuales, la mitad correspondían al Anzac. Estos debían enfrentar 160.000 soldados otomanos atrincherados en las barrancas que daban a las playas.

El 18 de marzo comenzó el desembarco, pero ese día tres naves inglesas se hundieron por el accionar de minas. La flota retrocedió y un mes más tarde volvió al ataque desde varios puntos. Tampoco lograron desembarcar por la concentración de tropas turcas en la zona.

Batalla de Gallipoli 1

Por fin, el 25 de abril de 1915, los británicos lograron colocar 30.000 hombres en la playa, aunque quedaron inmovilizados. Esta falta de efectividad era embarazosa para los aliados, quienes, por una cuestión de prestigio, decidieron duplicar la apuesta. En junio, otros 20.000 hombres desembarcaron. Su comandante, Frederick Stopford, inició un ataque contra las posiciones turcas en el mes de agosto, que pronto llegó a punto muerto.

En los Dardanelos se estaba repitiendo el mismo fenómeno de guerra estática que corroía al frente en Francia. Las tropas del ANZAC quedaron atascadas en la playa y les resultó muy difícil avanzar hacia las alturas, ya que los otomanos, hábilmente conducidos por su asesor alemán, Otto Liman von Sanders, aprovecharon al máximo las ventajas estratégicas. En las acciones del Cabo Helles se destacó el mando de Mustafá Kemal, un oficial de humilde extracción llamado a ser el líder de la nueva Turquía, conocida como Atatürk.

Desde entonces los avances fueron mínimos, las playas se atiborraron de tropas anuladas por el fuego enemigo, el calor, la sed, los piojos, las moscas y la disentería.

El cornfeef envasado en Uruguay por la Liebig Extract of Meat Company (Fray Bentos) era un atractivo especial para las moscas, que se abalanzaban cada vez que se abría una lata.

Las muertes de sucedían y llegaron a acumular más de 250.000 australianos y neozelandeses muertos y enterrados en esas playas.

Las victorias turcas no fueron gratuitas, ya que también llegaron a 250.000 bajas.

Al final las tropas británicas fueron evacuadas precipitadamente en diciembre de 1915. En una noche dejaron sus posiciones, para sorpresa de los otomanos. Atrás dejaban cientos de miles de muertos y una vergonzosa derrota.

Las desinteligencias en el comando británico se sucedieron. Los principales responsables del fracaso inglés renunciaron a sus puestos. Churchill no solo renunció, sino que al día siguiente se alistó para continuar peleando en Francia en el Batallón de los fusileros Reales escoceses.

Alemania siguió asesorando a los ejércitos en Asia y en Turquía Mustafá Kemal surgió como un nuevo caudillo que cambió la estructura del poder en Turquía.

La guerra continuó su curso ominoso.

La Batalla de Gallipoli 2

Dejá tu comentario