HistoriaGuerra del Chaco Boreal | Carlos Saavedra Lamas | Agustín P. Justo | Premio Nobel de la Paz | Bolivia | Paraguay

El Nobel perdido

Carlos Saavedra Lamas fue el primer latinoamericano en recibir un premio Nobel de la Paz por su gestión para lograr el cese el fuego entre Paraguay y Bolivia. Sin embargo, este galardón le trajo problemas con el presidente Agustín P. Justo y la medalla de oro que lo acompañaba terminó vendida a un coleccionista. Esta es la historia del Nobel perdido.

La tercera ofensiva del general José Félix Estigarribia había permitido la captura de una serie de fortines bolivianos. La extensión de las líneas de aprovisionamiento frenó el avance paraguayo, por el manejo de los prisioneros bolivianos que debían ser trasladados a la retaguardia.

La caída de Cañada de Tarija, y los fortines Magariños y Cañada Strongest, marcó la superioridad del ejército guaraní. Sin embargo, el fracaso de la toma de Ballivián llevó la guerra a un punto muerto. El presidente boliviano, Daniel Salamanca, intentó una maniobra audaz, ordenando el avance de numerosas tropas bolivianas por la parte septentrional del Chaco, su zona más seca e inhóspita, a fin de rodear al ejército paraguayo y atacar su base de operaciones en Puerto Casado, una fábrica de extracto de quebracho manejada por capitales argentinos.

Para enfrentar la encerrona, Estigarribia ordenó un avance relámpago al coronel Franco, que llevó a su quinta división paraguaya a escasos kilómetros de las líneas bolivianas, pero la escasez de agua impidió cumplir su cometido (el agua para la tropa venía desde 250 Km de distancia).

Los bolivianos trasladaron más tropas al norte del Chaco, debilitando su línea central. Las distintas maniobras para envolver a las fuerzas paraguayas del coronel Franco fracasaron, facilitando un ataque en la zona del Carmen. Allí las tropas de Franco lograron otra victoria que asistió a desestabilizar el gobierno del presidente Salamanca, reemplazado, después de un golpe de Estado por su vice, ‎José Luis Tejada Sorzano. Al menos, este alejamiento le impidió a Salamanca ser el responsable de la derrota de Yrendagüé, fruto de otra maniobra arriesgada del coronel Franco, quien desplazó sus tropas 70 Km, bajo el tórrido sol del verano chaqueño. La toma de los pozos de Yrendagüé permitieron reabastecer de agua a las tropas guaraníes.

guerra del chaco.jpg

Este golpe fue terrible para Bolivia. Miles de muertos por deshidratación (la guerra costó 250.000 vidas bolivianas y 120.000 paraguayas). 3.000 prisioneros, perdida de artillería y 200 camiones.

Sin cejar en el avance, una división paraguaya labró su camino en el monte y logró cortar el camino de retirada de la 8va. división boliviana. Mil doscientos soldados del altiplano fueron capturados y 200 murieron al intentar cruzar el Pilcomayo.

Si bien Bolivia contaba con medios para continuar la campaña, el clima político en ese país recomendó reiniciar las conversaciones de paz en Buenos Aires. Allí el Canciller Carlos Saavedra Lamas, a instancias del presidente Agustín P. Justo, había promovido la paz entre los dos países vecinos desde el inicio de las hostilidades. Finalmente, las naciones en pugna firmaron el protocolo el 12 de junio de 1935, acordando un cese al fuego sobre la base de las posiciones alcanzadas hasta ese momento. De esta forma 2/3 partes de la zona en disputa quedaron en manos del Paraguay.

Por la gestión del canciller argentino para lograr la paz entre las naciones beligerantes y la posterior firma del Pacto Antibélico (refrendado por 21 naciones), se le concedió el Premio Nobel de la Paz. El galardón fue entregado en su hogar en la calle Quintana y Callao de la ciudad de Buenos Aires, sin mediar un acto oficial, porque el presidente Justo estaba disgustado con esta distinción de la que había sido privado, ya que de él habían partido las instrucciones de mediar en la guerra.

82607_A.jpg
                 <p>Dr. Carlos Saavedra Lamas, siendo Ministro de Relaciones Exteriores y Culto junto a Carlos Alberto Acevedo y otras personas, escuchan a Agustín Nicolás Matienzo, decano de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, quien hace uso de la palabra durante el homenaje que se le tributó en dicha institución con motivo de su adjudicación del Premio Nobel de la Paz, enero de 1937.</p><p></p>

Dr. Carlos Saavedra Lamas, siendo Ministro de Relaciones Exteriores y Culto junto a Carlos Alberto Acevedo y otras personas, escuchan a Agustín Nicolás Matienzo, decano de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, quien hace uso de la palabra durante el homenaje que se le tributó en dicha institución con motivo de su adjudicación del Premio Nobel de la Paz, enero de 1937.

Cabe señalar que la neutralidad argentina a lo largo del conflicto fue muy discutida, porque los argentinos tenían importantes inversiones e intereses con Paraguay, de hecho la comandancia del general Estigarribia estaba en el Puerto Casado, fabrica que pertenecía a una empresa argentina y donde se recibía, en forma confidencial, informes de inteligencia argentina sobre las posiciones en Bolivia.

La medalla del Nobel pasó a manos del único hijo del ex canciller, Carlos Roque Saavedra Sáenz Peña (bisnieto de Cornelio Saavedra, nieto del primer gobernador constitucional de la provincia de Buenos Aires y nieto del presidente Roque Sáenz Peña) quien, debido a serios problemas con la Justicia, la había vendido después de la muerte de su padre en 1959.

La medalla fue rescatada de una casa de empeños, y tras una serie de cambios de mano, terminó siendo subastada el 29 de marzo de 2014 por la Casa Stock Bowers.

Si bien su valor en oro ronda los U$S 9.000, un coleccionista asiático la adquirió por más más de un millón de dólares.

Dejá tu comentario