Personajesatentado | Francia | Haydn | Napoleón | Napoleón Bonaparte | pólvora | Robespierre

El magnicidio fallido navideño de Napoleón

El mandatario francés sobrevivió a un atentado con un primitivo coche-bomba en vísperas del 25 de diciembre de 1800

“La explosión fue tan violenta que causó estragos en las calles de los alrededores, sacudiendo y destruyendo los edificios adyacentes”. Así se describió un Tribunal galo el atentado contra Napoleón Bonaparte el 24 de diciembre de 1800. El ataque contra el entonces todavía primer cónsul de Francia se produjo con un primitivo coche-bomba configurado por un carrito tirado por un caballo que estalló al paso del carruaje del mandatario. El corso salió ileso, pero varias personas fallecieron.

Napoleón Bonaparte no estaba llamado a liderar los designios de la Francia revolucionaria. Sin embargo, tras la caída de Robespierre la inestabilidad política provocada por la lucha de poder se adueñó del país. Finalmente, tras un golpe de Estado apoyado por algunos líderes revolucionarios Napoleón se hizo con control del país en noviembre de 1800. Sin embargo, esta situación no iba a gustar ni a los revolucionarios más recalcitrantes -jacobinos- o los nostálgicos de la monarquía borbónica.

Apenas un mes después de llegar a la cúspide del poder, Napoleón sufrió su primero de varios intentos de magnicidio. El 24 de diciembre decidió acudir al estreno de una ópera de Haydn. Cuando su carruaje atravesaba la calle de Saint-Nicaise, en el barrio de las Tullerias, un barril de pólvora y municiones colocado en un carro tirado por un caballo, explotó al paso del vehículo del primer cónsul en una especie de coche-bomba rudimentario que las crónicas de la época bautizaron como “máquina infernal”. Sin embargo, a pesar de la fuerte explosión, tanto Napoleón como su mujer resultaron ilesos. No así un importante número de viandantes.

Las autoridades acusaron a los jacobinos del atentado. Sin embargo, las investigaciones posteriores demostraron que los verdaderos culpables fueron los realistas. Este atentado sirvió para que Napoleón fuera más precavido al ser consciente de su vulnerabilidad. Aunque el mandatario volvería a sufrir hasta seis intentos más de acabar con su vida. Por ejemplo, en 1804 un grupo de monárquicos planearon secuestrarle, aunque finalmente el complot fue descubierto y provocó la detención de varios realistas, incluidos arios generales.

Dejá tu comentario