MúsicaEl Lago de los cisnes | Chaikovski | ballet | Moscú | música | Tchaikovsky

El Lago de los cisnes

El Lago de los cisnes se ha convertido en sinónimo de gran ballet, de ese tipo de espectáculos que vale la pena ver una vez en la vida y que, una vez se experimenta, es imposible no repetir. Sin embargo, no deja de sorprender que en su tiempo fuera un fracaso, ya que cuando Chaikovski estrenó la obra el público aún no estaba preparado y fue un desastre. Años después de su muerte, alcanzó el éxito universal que la ha convertido en un clásico imperecedero capaz de seducir a cualquier generación.

La joven reina Odette es víctima del hechizo del terrible brujo Von Rothbart, que la convierte en cisne y únicamente le permite adoptar forma humana durante la noche. El hechizo acabará cuando un hombre le jure amor eterno. Sigfrido se enamora de Odette pero el malvado brujo le pondrá todo tipo de trabas para impedir su amor.

El Lago de los cisnes es uno de los ballets más bellos y célebres de Chaikovski y de toda la historia. Un espectáculo cargado de romanticismo y lirismo. Chaikovski no había escrito nunca antes música para ballet cuando aceptó el proyecto de los Teatros Imperiales de Moscú de realizar El lago de los cisnes, porque “necesitaba dinero y hacía tiempo que deseaba tratar de componer música de ese tipo”. El ballet más popular de toda la historia se estrenó en 1877 en el teatro Bolshoi de Moscú y fue un rotundo fracaso. El éxito no le llegaría hasta 1895, cuando se representó con una nueva versión en el Teatro Mariinsky de San Petersburgo firmada por Marius Petisa y Lev Ivanov. Un éxito que desgraciadamente Chaikovski nunca llegaría a ver, pues había fallecido dos años antes. La obra, bajo la forma de cuento de hadas, narra la historia de amor imposible entre el príncipe Sigfrido y Odette, una joven reina convertida en cisne junto a toda su corte por el hechizo del malvado Von Rothbart. La joven sólo recupera su forma humana por la noche y únicamente será liberada del hechizo por aquel que le jure amor eterno. Para componer El lago de los cisnes, Chaikovski se valió de fragmentos de otras obras: un ballet basado en una leyenda alemana (de donde procede el nombre) y pasajes remodelados de sus óperas Odina y El Voyevoda.

lago cisnes

Dejá tu comentario