PersonajesVladímir Nabókov | poesía | Rusia | literatura

El encantador

Nos adentramos en la obra de Vladímir Nabókov, fallecido el 2 de julio de 1977. El escritor ruso nacionalizado norteamericano en 1945 que escandalizó al mundo con su novela Lolita y cautivó con obras como Pálido Fuego, Desesperación o La Dádiva.

Vladímir Nabókov nació en una histórica familia aristocrática. Su padre, V.D. Nabókov, fue líder del Partido Demócrata pre-Revolucionario en Rusia y escribió varios libros y artículos sobre derecho penal y política.

Antes de abandonar Rusia en 1919, Nabókov publicó dos colecciones de versos, Poemas (1916) y Dos caminos (1918). Él y su familia se mudaron a Inglaterra y asistió al Trinity College, en Cambridge, gracias a una beca otorgada a los hijos de rusos destacados en el exilio. Mientras estuvo en Cambridge, primero estudió zoología, pero pronto cambió a literatura francesa y rusa. Se graduó con honores en 1922. En Inglaterra continuó escribiendo poesía, principalmente en ruso, pero también en inglés, y en 1923 aparecieron dos colecciones de su poesía rusa, The Cluster y The Empyrean Path.

Entre 1922 y 1940, Nabókov vivió en Alemania y Francia y, mientras continuaba escribiendo poesía, experimentó con el drama e incluso colaboró en varias escenas para películas que no terminaron editándose. Una obra de cinco actos escrita en 1923–24, La tragedia de Mr. Morn, se publicó póstumamente, primero en 1997 en una revista literaria rusa y en 2008 como libro independiente. En 1925 estableció la prosa como su género principal. Su primer cuento ya había sido publicado en Berlín en 1924. Su primera novela, Mashenka (Mary), apareció en 1926. Se considera autobiográfica y contiene descripciones del primer romance serio del joven Nabókov. El escritor no volvió a basarse tanto en su experiencia personal como lo hizo en Mashenka hasta su novela episódica sobre un profesor ruso que emigra a los Estados Unidos, Pnin (1957), que hasta cierto punto se basa en sus experiencias en la enseñanza de literatura rusa y europea en la Universidad de Cornell, Ithaca, Nueva York.

Su segunda novela, King, Queen, Knave, que apareció en 1928, marcó su retorno a una forma altamente estilizada que caracterizó su arte a partir de entonces. Su novela sobre el ajedrez, La defensa, le siguió dos años más tarde y lo consolidó como el mejor de la nueva generación de escritores rusos. En los próximos cinco años produjo cuatro novelas y un cuento corto. Dentro de estas publicaciones, Invitado a una decapitación y La Desesperación fueron sus primeras obras importantes y el presagio de su fama posterior.

Durante sus años en Europa, Nabókov vivió en un estado continuo de escasez. Todas sus novelas rusas fueron publicadas en Berlín y París, pero en ediciones muy pequeñas. Sus dos primeras novelas se tradujeron al alemán, y el dinero que obtuvo para ellas lo usó en expediciones de caza de mariposas (finalmente publicó 18 artículos científicos sobre entomología). Pero hasta su bestseller, Lolita, ninguno de los libros que escribió le produjo más que unos pocos cientos de dólares. Durante el período en el que escribió sus primeras ocho novelas, se ganó la vida en Berlín y más tarde en París dando clases de tenis, ruso e inglés, y algunas veces como extra en películas sin trascendencia. Su esposa, Véra Evseyevna Slonim, con quien se casó en 1925, trabajó como traductora.

Vladimir-Nabokov-.jpg

Desde el momento en que dejó su hogar en Rusia, el único apego de Nabókov parece haber sido lo que el mismo denominó el "patrimonio irreal" del arte y la memoria. Nunca compró una casa, prefiriendo vivir en casas alquiladas a otros profesores con licencia sabática. Incluso después de que le llegara una gran fortuna con el éxito de Lolita y el interés subsiguiente por su trabajo anterior, Nabókov y su familia (él y su esposa tuvieron un hijo, Dmitri) eligieron vivir (desde 1959) en habitaciones de hotel en barrios de mala muerte.

La temática en las novelas de Nabókov generalmente es el problema del arte mismo presentado con distintos disfraces figurativos. Entonces, La Defensa parece ser sobre el ajedrez, Invitado a una decapitación una historia política y Desesperación sobre el asesinato, pero las tres obras realizan declaraciones sobre el arte que son fundamentales para entender el libro en su totalidad. Lo mismo puede decirse de sus obras teatrales, Sobytiye (traducida en inglés como "The Event"), publicada en 1938, y La invención del Vals. El problema del arte vuelve a aparecer en la mejor novela de Nabókov en ruso, La dádiva, la historia del desarrollo de un joven artista en el mundo espectral de la Berlín posterior a la Primera Guerra Mundial. Esta novela, sostenida en la parodia literaria, fue un punto de inflexión: el uso serio de la parodia a partir de entonces se convirtió en un dispositivo clave en el arte de Nabókov. Las primeras novelas de Nabókov en inglés, La verdadera vida de Sebastian Knight (1941) y Barra Siniestra (1947), no están a la altura de su mejor obra rusa. Sin embargo, Pálido Fuego (1962), una novela construida sobre un poema largo y el comentario de un literato desequilibrado, completa y extiende el dominio de Nabókov sobre una estructura poco ortodoxa, que aparece por primera vez en La dádiva y luego también en Solus Rex, una de sus novelas rusas en serie que no llegó a completarse. Lolita (1955), con su antihéroe, Humbert Humbert, poseído por un deseo abrumador por las niñas muy jóvenes, es otra de las alegorías de Nabókov: el amor examinado a la luz de su opuesto aparente, la lujuria.

Las principales obras críticas de Nabókov son un libro irreverente sobre Nikolay Gogol (1944) y una monumental traducción en cuatro volúmenes de Eugene Onegin sobre Pushkin (1964).

A medida que la reputación de Nabókov crecía en la década de 1930, también lo hizo la ferocidad de los ataques que recibió. Su estilo un tanto distante y sus inusuales inquietudes novelísticas fueron interpretadas como esnobismo por sus detractores.

Cuando Nabókov murió en 1977, dejó una pila de hojas con el texto de lo que se convertiría en su novela final, El original de Laura. En su lecho de muerte, le ordenó a su esposa, Véra, que quemara el trabajo. Sin embargo, ella colocó la obra en una bóveda de un banco suizo, donde fue objeto de mucha especulación durante tres décadas. Con la muerte de Véra en 1991, la responsabilidad del trabajo final recayó en el hijo de los Nabókov, Dmitri. En 2008 anunció permitiría su publicación. El Original de Laura, al que el joven Nabókov se refirió como "la destilación más concentrada" de la creatividad de su padre, fue editado en 2009. Aunque quedó en evidencia que el texto estaba muy incompleto, el texto contenía las célebres alusiones y juegos de palabras características de Nabókov. La historia gira en torno a un intelectual obeso, Philip, y su joven y salvaje esposa, Flora, quien parece ser objeto de una novela escandalosa escrita por uno de sus antiguos amantes. El trabajo también ofrece una visión de Nabókov sobre el tema de la mortalidad, ya que Philip corteja su propio final a través de un acto de "autodisolución", una especie de borrado voluntario.

800px-Monument_Nabokov_Montreux_23.12.2006.jpg
Escultura de <b>Vladímir Nabókov</b> en Montreux, Suiza.
Escultura de Vladímir Nabókov en Montreux, Suiza.

Dejá tu comentario