PersonajesLuis Buñuel | André Breton | cine | Dalí | España | México

El ángel exterminador

Luis Buñuel, nacido el 22 de febrero de 1900 en Calanda (España), fue una figura destacada del surrealismo, cuyos principios afectaron tanto su vida como su obra. Ateo y comunista, preocupado por la crueldad, el erotismo y la manía religiosa, ganó popularidad con experimentos vanguardistas en Francia, para continuar con una oscura carrera en el cine comercial mexicano antes de obtener reconocimiento internacional con sus últimas películas.

Luis Buñuel nació en Calanda, en el noreste de España, como el mayor de una familia con siete hijos. Su padre, Leonardo, hizo una fortuna en Cuba vendiendo herramientas y armas de fuego. Influido por su madre, Buñuel estudió violín y coqueteó un tiempo con hacer una carrera como compositor. Se graduó en la escuela jesuita de Zaragoza, donde la familia se mudó poco después de su nacimiento. El pequeño Luis rechazó la religión y fue ateo durante toda su vida. Al ingresar a la Universidad de Madrid (más tarde Universidad Complutense de Madrid) en 1917, Buñuel se hospedó en la residencia de estudiantes. Un hervidero de pensamiento liberal, la residencia atrajo a jóvenes interesados en el arte, la música, la literatura y la política. Buñuel se hizo amigo de dos estrellas en ascenso, el poeta y dramaturgo Federico García Lorca y el pintor Salvador Dalí. Fascinado con el mundo de los insectos, Buñuel planeaba en principio convertirse en entomólogo. En cambio, su padre insistió en que estudiara ingeniería, una profesión útil para un terrateniente y, además, respetable. En última instancia, sin embargo, estudió filosofía.

En 1925, Buñuel se mudó a París buscando un puesto en la emergente Liga de las Naciones. El trabajo no fue como esperaba, pero se quedó allí, revisando películas para publicaciones de Madrid mientras se desempeñaba como asistente de producción en películas como Carmen (1926; dirigida por Jacques Feyder), Sirena de los trópicos de Josephine Baker, y La caída de la familia Usher, que también ayudó a escribir.

Determinado a dejar huella, Buñuel le pidió a su madre una suma equivalente a las dotes asignadas a cada una de sus hermanas. Lo invirtió en Un Chien andalou (1929; Un perro andaluz), un cortometraje de estilo surrealista. Utilizando la técnica de asociación libre iniciada por André Breton y Philippe Soupault, Buñuel y Dalí escribieron la película, que Buñuel dirigió y Duverger fotografió. Batcheff jugó un papel importante. Dalí llegó de España solo para los últimos días de rodaje y, según algunos informes, se sorprendió por la eficiente gestión de la producción de Buñuel y le molestó darse cuenta que podía funcionar sin él. Quizás haya sido la causa por la que mas tarde, la relación entre ambos se haya enfriado. Breton aprobó Un Chien andalou y admitió tanto a Buñuel como a Dalí en su estrecho círculo de surrealistas. Los acaudalados diletantes Charles y Marie-Laure de Noailles financiaron su segunda película, L’Age d’or (1930; La edad de oro), un asalto a la represión del sexo por parte de la religión organizada. En una de sus escenas más polémicas, se ve a Cristo saliendo de una orgía orquestada por el marqués de Sade. Antes de su lanzamiento, MGM contrató a Buñuel y a la estrella de la película, Lya Lys, y los envió a Hollywood. Durante su ausencia, algunos manifestantes de derecha destruyeron un cine que mostraba la película, y el censor terminó prohibiéndola. Dalí se distanció de la película.

Un Chien Andalou_ buñel
Un Chien Andalou Trailer.

Inspirado por las noticias de una nueva república socialista en España, regresó a Madrid en 1930. Mientras los fascistas, los militares y la Iglesia Católica Romana luchaban por sofocar a la izquierda, un grupo anarquista financió Las Hurdes (1933; Tierra sin Pan), su documental sobre esa remota región empobrecida. En Madrid también produjo algunas películas comerciales de bajo presupuesto en un intento por construir una industria cinematográfica local, pero el proyecto se derrumbó a medida que el país se hundía en la Guerra Civil española. Al regresar a París en 1936, Buñuel actuó como espía y publicista del gobierno republicano en el exilio hasta que, temiendo ser asesinado por agentes fascistas, huyó con su esposa y su hijo a los Estados Unidos. Jurando no volver nunca a una España fascista, permaneció en el exilio hasta 1960. Mientras Buñuel luchaba en Nueva York, Dalí florecía, recompensado por la sociedad y los medios de comunicación. Cuando Buñuel le pidió un préstamo, Dalí se negó. Después de trabajar brevemente en Hollywood, doblando películas del español, Buñuel fue rescatado por Iris Barry, curadora de películas del Museo de Arte Moderno de Nueva York. Ella lo contrató para doblar documentales para el mercado sudamericano y editar películas de capturas nazis como propaganda.

En 1946, como muchos artistas integrantes de las listas negras de izquierda, Buñuel se mudó a México en 1949. Paradójicamente, el cambio de hogar relanzó su carrera. El productor Oscar Dancigers, un comunista encubierto, lo contrató para dirigir comedias y musicales de bajo costo. Buñuel los planeó con tanta precisión que se mantuvieron dentro de los magros presupuestos aportados por Oscar. Después de El gran calavera (1949; The Great Madcap), un éxito para el cómico Fernando Soler, Buñuel hizo Los olvidados (1950; The Young and the Damned), un drama violento entre jóvenes marginales de la Ciudad de México al que Buñuel agregó un surrealismo subversivo. Incluyendo una secuencia de ensueño con aire incestuoso. Considerada por algunos mexicanos como un insulto, Los olvidados pudo haber sido suprimida si el festival de cine de Cannes de 1951 no la hubiera seleccionado y le hubiera otorgado a Buñuel el premio al mejor director, después de lo cual la película se proyectó durante meses en París y Londres.

A pesar de las ofertas de trabajo en Europa, Buñuel continuó viviendo tranquila y frugalmente con su familia en la Ciudad de México. Siempre entregando sus películas a tiempo y por debajo del presupuesto, disfrutó de una libertad inédita para transmitir sus principios socialistas, ateos y surrealistas y para explorar sus obsesiones sexuales. Sus mejores películas mexicanas incluyen Ensayo de un crimen (1955; también conocida como La vida criminal de Archibaldo de la Cruz), en la que un hombre fetichiza al muñeco de cera de una mujer, y Nazarín (1958), sobre un sacerdote que intenta en vano vivir su vida imitando a cristo. Buñuel también hizo una versión subversiva de Robinson Crusoe en 1954, con el actor irlandés Dan O'Herlihy, y de Abismos de pasión en 1953. El ángel exterminador (1962) cuenta una fábula sobre los invitados a una cena de la que no pueden salir. Simón del desierto de 42 minutos (1965) atacó el dogma cristiano, mostrando todas las tentaciones de la carne de San Simón. En 1960, Buñuel regresó a Europa para la presentación en Cannes de El joven, un drama racial y provocador ambientado en una isla costera. Protagonizado por el actor (de izquierda) Zachary Scott. Seducido por los jóvenes directores españoles que lo adoraban y por el gobierno de Francisco Franco, escandalizó a sus partidarios al renunciar a su promesa de no trabajar nunca en la España fascista, y acordó hacer un largometraje en el país ibérico. Eligió adaptar Halma, una novela del respetado Benito Pérez Galdós, sobre una mujer santa que intenta establecer una comunidad para los pobres. La elección permitió a Buñuel convencer a las autoridades de sus buenas intenciones. En la práctica, su versión, retitulada Viridiana, descartó la mayor parte del trabajo de Galdós, sustituyendo la historia de la piadosa Viridiana que visita a su rico tío y guardián antes de ingresar a un convento. Cuando ella se resiste a sus intentos de seducción, él se cuelga con su cuerda de saltar de la infancia. En la famosa escena del banquete de la película, la multitud de negligentes que Viridiana ha tratado posteriormente de ayudar a congelar en un cuadro que imita la Última Cena de Leonardo da Vinci, al "Coro de Aleluya" del Mesías de George Frideric Handel, una vieja "fotografía" de los comensales levantándose la falda para exponerse. El régimen de Franco se apresuró a suprimir la película, pero en una estratagema de excentricidad surrealista, el hijo de Buñuel ya había contrabandeado los negativos en Francia escondido en una camioneta que transportaba un equipo de toreros.

Después de que Viridiana ganó la Palma de Oro en Cannes, Buñuel alternó entre París y la Ciudad de México. En Francia adaptó el Journal d'une femme de chambre de Octave Mirbeau (1964; El diario de una camarera), exponiendo a la burguesía francesa como fetichistas de salon, y atacó la represión sexual en Belle de jour (1967; "La belleza del día") , adaptando la novela de Joseph Kessel de una mujer de clase media que encuentra placer culpable trabajando por las tardes como prostituta. Catherine Deneuve se luce interpretando el papel protagónico.

Todavía quedaba tiempo para sus últimas películas francesas, entre ellas Tristana (1970), nuevamente protagonizada por Deneuve; El discreto encanto de la burguesía (1973); y Ese oscuro objeto de deseo (1977).

La autobiografía de Buñuel, My Last Sigh, fantaseada por su gran colaborador Jean-Claude Carriere, se publicó en 1983, el año de su muerte. “Odio la publicidad”, dijo Buñuel en 1960. “Hace que las cosas buenas, las cosas humanas, desaparezcan. Sólo me importa lo que piensen mis amigos. ¿Y el dinero? Si ganara demasiado, podría dejar de trabajar ".

Sobre la filosofía personal y a menudo contradictoria de Buñuel, Orson Welles comentó:" Es un hombre profundamente cristiano, y odia a Dios como solo un cristiano puede hacerlo".

Cabeza_de_Luis_Buñuel.JPG
Cabeza de Luis Buñuel, obra del escultor Iñaki, en el Centro Buñuel Calanda.
Cabeza de Luis Buñuel, obra del escultor Iñaki, en el Centro Buñuel Calanda.

Dejá tu comentario