PersonajesVíctor Galíndez | boxeo | Carlos Monzón | Luna Park | Ringo Bonavena

El 14 de abril Víctor Galíndez recupera el título de los Medio Pesados

Hombre de bravura excepcional, compensaba la falta de preparación con coraje y sangre. Esta es su historia de momentos excepcionales y desafortunadas derrotas.

Aquel combate por la corona de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) representó su primera conquista ecuménica, ya que después Víctor Galíndez perdió el título, pero logró recuperarlo en 1979.

El púgil nacido en la localidad bonaerense de Vedia el 2 de noviembre de 1948 falleció el 26 de octubre de 1980.

Poseedor de una bravura fenomenal dentro del ring, encontró el final de sus días al costado de la ruta 46, en lo que fue debut y despedida como acompañante de Antonio Lizeviche en una competencia de Turismo Carretera en 25 de Mayo. Tenía 31 años y hacía uno que había dejado el boxeo.

Como profesional Galíndez llegó a ostentar dos veces la corona de los medio pesado de la AMB (entre 1974-78 y luego en 1979) y completó un récord de 55 victorias (34 antes del límite), 9 derrotas, 4 empates y 2 sin decisión.

Debutó el 10 de mayo de 1969, en el Luna Park, noqueando en cuatro rounds a Ramón Ruiz y, tras consagrarse campeón argentino y sudamericano, alcanzó el sueño de todo boxeador ese 7 de diciembre de 1974.

Después defendió el cetro 10 veces (Pierre Fourie -2-, Jorge Ahumada, Harald Skog, Richie Kates -2-, Kossie Smith, Alvaro López -2- y Eddie Gregory), hasta que lo perdió el 15 de septiembre de 1978, cuando con una pésima condición física perdió por nocaut técnico en 13 vueltas, en Nueva Orleans, con Mike Rossman.

Luego, ya sin problemas de peso, su verdadero adversario cuando resignó la corona, recuperó el título el 14 de abril de 1979 ante el mismo Rossman y en el mismo escenario, pero se descuidó nuevamente en el aspecto atlético y ese mismo año cayó en pelea titular, el 30 de noviembre, otra vez en Nueva Orleans, ante el estadounidense Marvin Johnson, quien lo noqueó en 11 asaltos.

Fue la antesala del retiro, ya que sólo realizó una pelea más antes del abandono. Ya con la mente en otra cosa, perdió por puntos el 14 de junio de 1980, en Anaheim, con el norteamericano Jesse Burnett, el mismo a quien había superado con facilidad cuatro años antes en una pelea realizada en Copenaghe.

Aunque algo eclipsado por la figura del gran Carlos Monzón, Galíndez fue uno de los cinco más grandes campeones del boxeo argentino y dejó escrita una de sus páginas más brillantes el 22 de mayo de 1976 (el mismo día que asesinaron a Oscar 'Ringo' Bonavena, en Reno, Nevada), cuando noqueó en los últimos segundos del decimoquinto y último round a Richie Kates, en Johannesburgo.

Fue la famosa pelea de la camisa ensangrentada del árbitro Stanley Christodoulous, prenda que utilizó Galíndez para limpiarse la sangre que brotaba abundantemente de una de sus cejas, luego de un cabezazo del norteamericano en el tercer round. Esa prenda hoy está guardada en el Salón de la Fama del Boxeo. Por algo será.

galindez

Dejá tu comentario