PersonajesFederico Fellini | cine

¿Dónde está la izquierda?

Aunque usted no lo crea, este no es un articulo político sino que detalla las afecciones neurológicas de uno de los más grandes cineastas de la historia, nos referimos a Federico Fellini.

A pesar que se lo suele evocar como el “director de la memoria”, el mismo Federico Fellini reconocía no tener recuerdos destacados de su infancia en Rimini. Su vida profesional comienza cuando llega a Roma a los 18 años, donde se ganó la vida como periodista y fundamentalmente como caricaturista. Durante la guerra trabajó en una revista como dibujante, se llamaba Marc Aurelio y en su tiempo fue muy conocida. Terminado el conflicto desarrolló su actividad de caricaturista mientras trabajaba con Roberto Rosellini y otros neorrealistas escribiendo los libretos que curiosamente tenían una fuerte influencia de Charles Chaplin. El grotesco impregnó su obra. Fellini lucraba a expensas de los dibujos que hacía a los soldados americanos que visitaban extasiados la Ciudad Eterna. ¿Alguno de ellos se habrá enterado que este jovencito quien con rápidos trazos captaba la esencia de la fisonomía del retratado, llegaría a ser uno de los directores de cine más recordados de la historia? Quizás en algún altillo de una casa en Misouri o Alabama duerme un retrato del abuelo guerrero firmado por F.F.

El neorrealismo llegó a su fin. Los italianos estaban cansados de ver pobreza y destrucción, el cine americano con sus romances y candileja invadió las pantallas y así la vida de los espectadores. Fellini percibió este cambio y modificó su acercamiento al público.

fellini la dolce.jpg
Marcello Mastroianni & Federico Fellini - <b><i>La Dolce Vita</i></b>
Marcello Mastroianni & Federico Fellini - La Dolce Vita

En la Dolce Vita, Fellini retrata el boom económico de la post guerra, el consumismo y la adoración de las nuevas celebridades mediáticas. No en vano el asistente de Marcelo Mastroiani en la ficción se llama Paparazzo, nombre que se convertiría en sinónimo del periodismo farandulero de inclinación amarillista. La Italia de post guerra estaba obsesionada con el glamour y la apariencia, no era una sociedad virtuosa y así la pinta Fellini con su ojo sarcástico, rearmando a los personajes con su don de titiritero.

En marzo de 1993, Fellini recibió un Oscar por su carrera de Director, un camino que había comenzado con La Strada (1954) – Le Notti di Cabria (1957) – Otto e Mezzo (1963) y el inolvidable Amacord (1973).

fellini oscar 93

En agosto de ese año, Fellini sufrió un accidente cerebro vascular en el territorio de la arteria cerebral media, ocasionándole una hemiparesia y una hemianopsia – es decir, perdió la movilidad de la mitad de su cuerpo y sufrió la perdida de la mitad del campo visual del lado izquierdo-. Los pacientes que padecen esta condición suelen no percatarse de esta falta de percepción, pero Fellini no era cualquier paciente y enseguida percibió que a su mundo le faltaba una parte, más específicamente, la izquierda.

fellini tomografía.jpg
                 <p>Tomografía de Fellini donde se aprecia el accidente vascular.</p><p></p>

Tomografía de Fellini donde se aprecia el accidente vascular.

La relación de Fellini con la izquierda (política) había sido tortuosa. Le tocó vivir una época donde todo intelectual que se preciase debía rendirle reverencia a Engels y Marx, y en el caso de los italianos a Gramasci, pero Fellini estaba más allá de estas nimiedades. Rechazaba al marxismo reviviendo la esencia más profunda de la historia italiana, las grandezas romanas y la decadencias barrocas. Los fantasmas del pasado rechazaban el gris realismo que imponía el comunismo.

Volviendo al cerebro de Fellini, éste tenía conciencia de su condición, que se plasmó en una serie de dibujos donde evidencia lo incompleto del lado izquierdo. El caso fue estudiado detalladamente por los médicos ya que el director de cine permaneció lúcido y colaborativo. El ejercicio de su conocido buen humor atenuó las angustias del caso. Entre los dibujos que hizo en esos días se destaca uno donde Fellini se retrata con gesto atribulado preguntando: ¿Dove e ma sinistra?

fellini izquienda.jpg
                 <p>Fellini se pregunta: "¿Dónde está la izquierda?"</p><p></p>

Fellini se pregunta: "¿Dónde está la izquierda?"

Aun en la desgracia, sumergido en la enfermedad, Fellini no dejó pasar la oportunidad para darnos una lección sobre la verdadera naturaleza humana: irónica, impredecible, melancólica y a su vez porfiada en hallar belleza y felicidad en la desmesura.

Fellini sufrió un nuevo accidente vascular el 31 de octubre de 1993 que no pudo superar. Fue enterrado en Rimini, la ciudad que describió en sus películas, plenas de recuerdos que Fellini reconoce no haber vivido, justamente, allí donde la realidad se une con los sueños.

Dejá tu comentario