PersonajesDonato Álvarez | Guerra del Paraguay | López Jordán | Oribe

Donato Álvarez

Víctima de las persecuciones ideológicas desde niño, Donato Álvarez prestó su vida a la Patria, llegando a los mayores puestos del escalafón militar.

Donato Álvarez nació en Esquina, provincia de Corrientes, el 17 de febrero de 1825. Fueron sus padres don Silverio Álvarez y doña Gerónima Gutiérrez Berón de Estrada.

Siendo pequeño lo incorporaron al ejército cuando el tirano Rosas lo mandó prender en 1837, a la salida del Colegio de San Ignacio en Buenos Aires, junto a otros doce compañeros, por el solo hecho de ser hijos de unitarios.

Fue enviado a la frontera sirviendo en el Regimiento de Coraceros Escolta Libertad, como tropa de órdenes.

Tomó parte en la campaña al desierto, y se encontró en el combate de Tapalqué, donde resultó herido.

Volvió a luchar contra los indios en los años siguientes, y en 1840, combatió contra las fuerzas del general Lavalle, con el grado de sargento.

Se encontró en Rodeo del Medio, a las órdenes del general Oribe participó en Obligado como en numerosas acciones bélicas, habiendo resultado herido en varias ocasiones.

En 1849, consiguió desertar del ejército de Rosas, y pasarse a las tropas del general Juan Madariaga, unitario, en las que fue dado de alta con el grado de alférez de caballería, siendo ascendido primero a teniente y luego a capitán en 1851.

Se batió en Caseros al frente de un escuadrón, después pensó separarse del ejército y dedicarse al comercio, cosa que sus jefes y compañeros de armas no le permitieron realizar.

Formó entre los defensores de Buenos Aires durante el sitio puesto a la capital por el coronel Lagos en 1852. Levantado el asedio, el general Paz lo incorporó al detalle general de armas.

Ascendido a sargento mayor en 1853, participó en Guerra del Paraguay, en munchas de sus sangrientas acciones se batió denodadamente.

Fue ascendido a coronel en 1868, y resultó herido en combate.

En 1870, el presidente Sarmiento lo designó para que marchara a Entre Ríos a sofocar el alzamiento de López Jordán, a quien derrotó en varias acciones, obligándolo a fugar, con lo que quedó pacificado el país y consolidada la situación del gobierno nacional.

En 1872, fue destinado a la frontera sur de Santa Fe, donde combatió contra los indios.

Promovido a general de división en 1882, despeñó la inspección del arma de caballería la que pasó al Estado Mayor General.

Por su intervención en los sucesos de 1890, a favor del gobierno, se lo ascendió a la jerarquía de teniente general.

Pasó a situación de revista en 1895, pero por una ley del Congreso de la Nación los tenientes generales que hubieran mandado un ejército en acto de guerra conservaban actividad con las más altas condecoraciones a que fuera acreedor un benemérito servidor de la Patria.

En “servicio activo” falleció en Buenos Aires, el 23 de septiembre de 1913. Por sus actos heroicos y servicios distinguidos mereció honrosas condecoraciones.

Dejá tu comentario