PinturaFrancis Bacon | arte

Conflicto y creatividad

Francis Bacon produjo algunas de las imágenes más icónicas de la humanidad herida y traumatizada en el arte de posguerra. Inspirado en el surrealismo, el cine, la fotografía y los maestros antiguos, forjó un estilo distintivo que lo convirtió en uno de los exponentes más reconocidos del arte figurativo en los años cuarenta y cincuenta.

Nacido en Dublín, Francis Bacon fue nombrado en honor a su famoso antepasado, el filósofo y científico inglés. Su padre, Edward, sirvió en el ejército y más tarde tomó un trabajo en la Oficina de Guerra durante la Primera Guerra Mundial. En una entrevista con el crítico David Sylvester, Bacon atribuyó las connotaciones de violencia en sus pinturas a las turbulentas circunstancias de su vida temprana. Un regimiento británico estaba estacionado cerca de la casa de su infancia, y recordó haber escuchado constantemente a los soldados practicar maniobras. Naturalmente, la posición de su padre en la Oficina de Guerra lo alertó sobre la amenaza de violencia a una edad temprana. Al regresar a Dublín después de la guerra, creció durante las primeras campañas del movimiento nacionalista irlandés. El joven Francis tuvo poca educación formal debido a su grave asma y los frecuentes viajes de la familia por el trabajo de Edward. La madre de Bacon, Christina, tuvo una vida social muy activa, y con su padre lejos, Francis a menudo era dejado a su suerte. Aunque tenía cuatro hermanos, Bacon tenía una relación muy cercana con su niñera, Jessie Lightfoot, quien más tarde fue a vivir con él a Londres. Las relaciones familiares se volvieron más abusivas cuando Bacon se comenzó a ocuparse de su homosexualidad emergente: el joven artista fue azotado por su padre. Finalmente fue expulsado de la casa en 1926 después de que su padre lo sorprendió probándose la ropa de su madre. Sobreviviendo con un pequeño subsidio, Bacon vivió la vida de un vagabundo, viajando por Londres, Berlín y París. A pesar de las esperanzas de su padre, el cambio de escenario solo liberó a Bacon para explorar aún más su identidad sexual; su tiempo en Berlín demostró ser particularmente importante a este respecto y más tarde fue recordado por él como un despertar emocional.

Bacon, el pintor, concentró sus energías en el retrato, representando a menudo los hábitats de los bares y clubes del barrio londinense de Soho. Sus sujetos siempre fueron retratados como violentamente distorsionados, casi como losas de carne cruda, que son almas aisladas aprisionadas y atormentadas por dilemas existenciales. Uno de los pintores británicos más exitosos del siglo XX, la reputación de Bacon se elevó aún más durante el regreso generalizado a la pintura del "mundo del arte" en la década de 1980, y después de su muerte, algunos lo consideraron como uno de los pintores más importantes del mundo.

Los lienzos de Bacon comunican emociones poderosas: cuadros enteros parecen gritar, no solo las personas que aparecen en ellos. Esta capacidad de crear declaraciones tan poderosas fue fundamental para el logro único de Bacon en pintura.

El surrealismo biomórfico dio forma al estilo de Tres estudios para figuras en la base de una crucifixión (1944), el trabajo que lanzó la reputación de Bacon cuando se exhibió en Londres en las últimas semanas de la Segunda Guerra Mundial. El trabajo estableció muchos de los temas que ocuparían el resto de su carrera, a saber, la capacidad de autodestrucción de la humanidad y su destino en una era de guerra global.

Francis_bacon-.Jpg
<i>Tres estudios para figuras en la base de una crucifixión.</i>
Tres estudios para figuras en la base de una crucifixión.

Bacon estableció su estilo maduro a fines de la década de 1940 cuando convirtió su Surrealismo anterior en un enfoque que tomaba prestado de las representaciones de movimiento en el cine y la fotografía, en particular los estudios de figuras en acción producidos por el fotógrafo Edward Muybridge . De estos, Bacon no solo fue pionero en nuevas formas de sugerir movimiento en la pintura, sino también de llevar la pintura y la fotografía a una unión más coherente.

Aunque el éxito de Bacon se basó en su sorprendente enfoque de la figuración, sus actitudes hacia la pintura eran profundamente tradicionales. Los Maestros Antiguos fueron una importante fuente de inspiración para él, en particular el Retrato del Papa Inocencio X de Diego Velázquez (1650), que Bacon usó como base para su famosa serie de "papas que gritaban". En un momento en el que muchos perdieron la fe en la pintura, Bacon mantuvo su creencia en la importancia del medio, diciendo de su propio trabajo que sus propias imágenes "merecen la Galería Nacional o el basurero, sin nada en el medio".

inocencio-x-velazquebacon-2.jpg
<i>Estudio del retrato del Papa Inocencio X de Velázquez.</i>
Estudio del retrato del Papa Inocencio X de Velázquez.
francis bacon

Dejá tu comentario