Bette Davis

Bette Davis, la primera dama del cine norteamericano y uno de los últimos monstruos sagrados de Hollywood, intervino en más de 80 películas, algunas de ellas figuran entre las obras maestras del cine.

Durante sus 60 años de reinado en el mundo del séptimo arte, Bette Davis recibió una docena de premios, entre ellos dos Oscars, el primero en 1935 por Dangerous (La intrusa), en la que interpretaba a una vieja actriz alcohólica, un papel similar al que encarnó 15 años más tarde en Eva al desnudo, de Josep L. Mankiewicz. La segunda estatuilla le fue otorgada en 1938 por su interpreación en Jezabel.

Sus caracterizaciones de mujer fría y dura, lo contrario de un sex-symbol, trascendieron la pantalla para alcanzar a su tumultuosa vida privada, en la que se casó cuatro veces y tuvo una hija de su primer matrimonio.

Era, como ella misma declaró, "una verdadera yanqui, nacida en Nueva Inglaterra", que triunfó en los estudios de la Warner, de Hollywood, después de haberse iniciado en el teatro en 1928, a los 20 años.

El arte de rodar

El día de la muerte de Davis (6 de octubre de 1989), Ronald Reagan, declaró: "Era una de las más grandes del cine que nos legó momentos memorables y que nos emocionó como pocos lo han hecho. Para Bette rodar era más que un oficio, era un arte". El actor James Stewart la recordó como la "actriz ideal" y destacó su "maravilloso talento y su compañerismo" con los demás artistas en los rodajes.

Por su parte, Charlton Heston señaló: "Bette Davis ha sido seguramente una de las mujeres que más ha influido en el cine americano, tanto por su talento de actriz como por su ardiente carácter". El actor Vincent Price, que realizó con ella en 1939 la película La vida privada de Isabel de Inglaterra, afirmó que Bette Davis ha sido "una de las pocas personas que resumen el cine".

bette davis

Dejá tu comentario