Personajeshermanos Grimm | alemania

Arqueología de la imaginación: Wilhelm Grimm

Wilhelm Grimm, folklorista y lingüista alemán, fallecía un 16 de diciembre de 1863 en Berlín. Reunió junto a su hermano Jacob la serie de cuentos populares Kinder-und Hausmärchen, conocidos en español como Los cuentos de los hermanos Grimm, que incluyen, entre las más conocidas, "Blancanieves", "Caperucita Roja" y "La bella durmiente", y dieron lugar al nacimiento del estudio moderno sobre el folclore. Wilhelm y Jacob Grimm compilaron, además, varias colecciones de música folclórica y literatura popular. Jacob hizo un trabajo importante en lingüística histórica y filología germánica, que incluyó la formulación de la ley de Grimm. Dos de los eruditos alemanes más importantes de su tiempo.

Jacob y Wilhelm Grimm fueron los mayores en una familia de cinco hermanos y una hermana. Su padre, Philipp Wilhelm, un abogado, era secretario municipal en Hanau y luego se desempeñó como juez en Steinau, otra pequeña ciudad hessiana, donde su padre y su abuelo habían sido ministros de la Iglesia Calvinista. La muerte del padre en 1796 trajo dificultades económicas a la familia; pero la muerte de la madre en 1808 dejó a los hermanos mayores, con la responsabilidad de cuidar a los demás.

Luego de asistir a la escuela en Kassel, los hermanos siguieron los pasos de su padre y estudiaron leyes en la Universidad de Marburg. Allí, fueron influenciados por Clemens Brentano, quien les enseñó el gusto por la poesía popular, y Friedrich Karl von Savigny, cofundador de la escuela histórica de jurisprudencia, quien les enseñó un método de investigación anticuaria que formó la base real de todo el trabajo posterior de los hermanos. También el filósofo Johann Gottfried von Herder y su interés en la poesía popular, influyeron fuertemente a los Grimm.

Jacob et Wilhelm Grimm.jpg
Jacob y Wilhelm Grimm.
Jacob y Wilhelm Grimm.

En 1805, Jacob acompañó a Savigny a París y colaboró en sus investigaciones sobre manuscritos legales de la Edad Media. Debido a su salud, Wilhelm permaneció sin empleo regular hasta 1814, año en que se convirtió en encargado de la biblioteca pública de Kassel. Jacob se unió a él allí en 1816.

Para entonces, los hermanos ya habían abandonado definitivamente la idea de una carrera en derecho civil a favor de la investigación puramente literaria. En los años siguientes, vivieron frugalmente y trabajaron constantemente, sentando las bases de lo que sería el resto de sus días. Todo el pensamiento de los Grimm estuvo arraigado en los cambios sociales y políticos de su tiempo y el desafío que estos cambios representaban. Jacob y Wilhelm no tuvieron nada que ver con el romanticismo "gótico" de moda de los siglos XVIII y XIX. Fueron más realistas que románticos. Investigaron el pasado lejano y encontraron en la antigüedad el fundamento de todas las instituciones sociales de sus días. Pero sus esfuerzos por preservar estos fundamentos no significaron que quisieran volver al pasado. Desde el principio, los Grimm incluyeron material más allá de las fronteras de su país, de las tradiciones literarias de Escandinavia, España, los Países Bajos, Irlanda, Escocia, Inglaterra, Serbia y Finlandia.

Primero recogieron canciones populares y cuentos para sus amigos Achim von Arnim y Brentano, con quienes habían colaborado en una influyente colección de letras populares en 1805, y luego examinaron en algunos ensayos críticos la diferencia esencial entre Literatura popular y otros escritos. Para ellos, la poesía folklórica era la única poesía verdadera, ya que expresaba las alegrías y tristezas eternas, las esperanzas y los temores de la humanidad.

Alentados por Arnim, publicaron sus cuentos recopilados como el Kinder-und Hausmärchen, dando a entender en el título que las historias eran para adultos y niños por igual. En contraste con la extravagante fantasía de la poética romántica, las 200 historias de esta colección (que incluyen, entre las más conocidas, "Blancanieves", "Caperucita Roja" y "La bella durmiente") estaban destinadas a transmitir el alma, la imaginación y las creencias de la gente a través de los siglos. La mayoría de las historias fueron tomadas de fuentes orales, aunque algunas fueron de fuentes impresas. El gran mérito de Wilhelm Grimm es que dio a los cuentos de hadas una forma legible sin cambiar su carácter folklórico. La colección disfrutó de una amplia distribución en Alemania y, poco después, en todas partes del mundo; se convirtió y sigue siendo un modelo para la recolección de cuentos populares por todas partes; y las notas de los Grimm a los cuentos, junto con otras investigaciones, formaron la base de la ciencia de la narrativa popular e incluso del folklore. Hasta el día de hoy, los cuentos siguen siendo la primera colección "científica" de cuentos populares.

El Kinder-und Hausmärchen fue seguido por una colección de leyendas históricas y locales de Alemania, Deutsche Sagen (1816-18), que nunca ganó un gran atractivo popular, aunque influyó tanto en la literatura como en el estudio de la narrativa popular. Los hermanos publicaron en 1826, una traducción de Thomas Crofton Croker 's Fairy Legends and Traditions of the South of Ireland, que precede a la edición con una larga introducción de su propia historia de hadas. Al mismo tiempo, los Grimm prestaron atención a los documentos escritos de la literatura antigua, sacando nuevas ediciones de textos antiguos, tanto del idioma germano como de otros idiomas. La destacada contribución de Wilhelm fue Die deutsche Heldensage ("El cuento heroico alemán"), una colección de temas y nombres de leyendas heroicas mencionadas en la literatura y el arte de los siglos VI al XVI, junto con ensayos sobre el arte de la saga.

Estatua de los Grimm en su Henau natal.jpg

Dejá tu comentario