HistoriaRevolución Rusa

Acorazado Potemkin

La épica y trágica historia del acorazado Potemkin, que un genio del cine convirtió en leyenda.

El 27 de diciembre de 1897 en el astillero Mykolaiv se comenzó la construcción de un acorazado con el nombre de Grigori Potemkin, un príncipe ruso amante de Catalina II.

Esta nave de 115 metros de eslora con 40 cañones tenía una tripulación de 26 oficiales y 705 marinos.

El 27 de junio de 1905 hubo un motín a bordo porque la tripulación se negaba a comer el rancho, por estar este en malas condiciones.

Cuando estaba dispuesta la represión de los sublevados, los marinos liderados por Grigory Vakulinchuk atacaron al capitán Gólikov y siete oficiales. Por más que la marinera se apoderó del acorazado, Vakulinchuk murió en la revuelta.

Acorazado-Potemkin-3-833914-1850x1200.jpg
Parte de la tripulación del rebelde Potemkin.
Parte de la tripulación del rebelde Potemkin.

Otro marino, Matushenko, fue nombrado para hacerse cargo de la nave y poner proa a Odessa. Allí enarboló una bandera roja. La ciudad estaba convulsionada por la revolución de 1905. El funeral de Vakulinchuk se convirtió en una furiosa manifestación reprimida por el ejército zarista. El Potemkin zarpó de Odessa para escapar de la orden del zar Nicolás: «Capturen o hundan al acorazado».

A pesar del mandato terminante de las autoridades, la dotación de las naves rusas que perseguían al Potemkin se negaron a disparar contra sus compañeros. Sin víveres ni carbón, la tripulación amotinada del acorazado llegó a Constanza para rendirse la noche del 7 de julio de 1905.

La nave, capturada por los zaristas, cambió su nombre a Panteleimón. Era menester olvidar la gesta de Potemkin. Bajo su nuevo nombre, la nave sirvió en la lucha contra el Imperio otomano en la Primera Guerra Mundial.

1280px-Panteleimon1906-1910.jpg

En 1925 la nave fue desguazada pero entró a la historia de mano del cineasta Sergei Eisenstein quien, a 20 años del motín, inmortalizó la gesta de estos marineros como un antecedente indiscutible de la Revolución Rusa.

La escena de los cosacos reprimiendo a la muchedumbre en la escalinata de Odessa ha quedado como una imagen paradigmática del cine mundial.

odessa

Dejá tu comentario