LugaresBuenos Aires | Embajada de Israel | explosión | atentado

27 años de incógnitas: La embajada de Israel

El 17 de marzo de 1992 una columna de humo se elevó sobre Buenos Aires, un atentado había destruido la embajada de Israel. Hubo 22 muertos, (según la FBI 29) y 242 heridos. El ataque de la calle Arroyo fue investigado por la Corte Suprema de Justicia. Hasta el día de la fecha la causa no ha sido elevada a juicio incorporándose a la extensa lista de crímenes no resueltos de nuestra historia reciente.

A las 14:45 del 17 de marzo de 1992 un estallido conmovió Buenos Aires, la Embajada de Israel ubicada en Arroyo y Suipacha quedó destruida. Con la onda expansiva se dañó la iglesia de Mater Admirabilis y los edificios vecinos.

Arroyo_910_-_Embajada_de_Israel_en_Argentina
Arroyo 910, Embajada de Israel en Argentina.
Arroyo 910, Embajada de Israel en Argentina.

Inmediatamente, el entonces Presidente Carlos Menem vinculó el ataque con el “nazismo que fue derrotado en el país”. En declaraciones posteriores señaló a grupos extremistas islámicos como los autores de este atentado y también del el de la AMIA (1994). Según el expresidente el apoyo argentino a las operaciones norteamericanas en el Golfo y su visita a Israel podrían haber originado el ataque. Es casi imposible desligar este siniestro de la muerte de Carlos Menem Jr.

Desde el principio hubo desconcierto y desinformación. Por haber comprometido a un país extranjero (fue lejos el peor atentado sufrido a una embajada israelí en el mundo), le cupo tratar el tema a la Corte Suprema de Justicia por los artículos 116 y 117 de la Constitución. Recién en 1999 se acordó que los muertos habían sido 22, aunque la investigación del FBI habla de 29 víctimas, como afirma la jueza norteamericana Ellen Segal Huvelle en su condena a Irán.

Esta acordada sostiene que la explosión se debió a un coche bomba, una camioneta Ford F100 comprada por un ciudadano brasileño a un fotógrafo de la policía. Por este hecho, la Corte dictó la orden de captura contra Imad Fayez Mughniyeh quien continúa prófugo (según la justicia nacional, aunque existen versiones que sostienen que ha muerto). Vecinos que transitaron la zona minutos antes no vieron tal camioneta. ¿Acaso la explosión se inició por algún dispositivo remoto? O ¿Existió un chofer suicida?

Embajada de Israel
                 <p>Atentado a la embajada de Israel en Buenos Aires, 17 de marzo de 1992. Se observan los destrozos por la onda explosiva.</p><p>(Fotos inéditas. Gentileza de Santiago Diaz Mathé).</p>

Atentado a la embajada de Israel en Buenos Aires, 17 de marzo de 1992. Se observan los destrozos por la onda explosiva.

(Fotos inéditas. Gentileza de Santiago Diaz Mathé).

En un momento se supuso que un tal Abu Yasser era el nuevo mártir de la causa, pero estas versiones se diluyeron. También estuvieron presos seis ciudadanos pakistaníes, pero fueron liberados por falta de mérito.

Por largo tiempo se discutió sobre si había sido una implosión, (es decir que los explosivos estaban dentro de la embajada) o se trató de un coche bomba colocado a las puertas del edificio. Triunfó esta última versión.

En el primer caso cabría la sospecha de que alguien hubiese colocado la bomba en la embajada, cosa muy difícil por la constante vigilancia del lugar. También se especuló que hubiese estallado material explosivo que los israelitas conservaban en el lugar (circunstancia que no se puede descartar y sería inconfesable para los diplomáticos de Israel).

Una tercera versión es que la camioneta haya impactado en la embajada, estallando dentro del edificio, tema improbable porque ningún testigo ha dado fe de esa maniobra. Tampoco hay coincidencia con el tipo de explosivo utilizado.

Lo cierto es que el embajador israelí Daniel Gazl dijo en 2010 que todos los autores del atentado “han sido eliminados”.

4.jpg
<div>Estado de la calle Arroyo luego de la exposición.</div><div>(Fotos inéditas. Gentileza de Santiago Diaz Mathé).<p></p></div>
Estado de la calle Arroyo luego de la exposición.
(Fotos inéditas. Gentileza de Santiago Diaz Mathé).

En 2017, el Senado de la Nación aprobó la ley que establece el 17 de marzo como el "Día de la Memoria y Solidaridad con las Víctimas del Atentado contra la Embajada de Israel", con el objetivo de recordar el ataque ocurrido en 1992.

La Corte Suprema declaró al caso imprescriptible y se acumulan 250 cuerpos de la causa juntando polvo en algún pasillo de tribunales, mientras 22 (¿29?) personas han muerto sin que se conozca al o los asesinos; otros cientos fueron heridos o sufren algún tipo de discapacidad por el atentado, además de los millones en daños causados a los edificios vecinos que no fueron cubiertos por sus seguros, por tratarse de un acto terrorista.

2.jpg
<div>Vista de la embajada luego del atentado, desde una casa vecina, 1992.</div><div>(Fotos inéditas. Gentileza de Santiago Diaz Mathé).</div><p></p>
Vista de la embajada luego del atentado, desde una casa vecina, 1992.
(Fotos inéditas. Gentileza de Santiago Diaz Mathé).

Las incertidumbres se acumulan: ¿La orden partió de Irán o de Siria? ¿Existió la Ford F100? ¿La hicieron estallar o acaso fue un “mártir”? ¿Cuáles fueron las razones? ¿Fue por el acercamiento “carnal” del expresidente Menem a los EE. UU.? ¿Qué había en la embajada?, ¿acaso explosivos? ¿Por qué las dudas en la cantidad de muertos? Algún día, ¿podrá develarse el misterio?

El que suscribe, dada la cantidad de causas que no han sido resueltas en estos años, guarda un sano escepticismo al respecto.

atentado israel embajada
ESPECIAL 30 años de Democracia: Atentado contra la Embajada de Israel. Fuente: El Cronista.

Dejá tu comentario