PersonajesVélez Sarfield | Domingo Faustino Sarmiento | Rosas | Urquiza

144 años sin Dalmacio Vélez Sarsfield

Dalmacio Vélez Sarsfield falleció el 30 de marzo de 1875 en Buenos Aires.

«Dr. Mandinga», así se conocía a este hábil y versado jurisconsulto, autor de nuestro Código Civil, por su mefistofélico aspecto y endiablada picardía cordobesa. Enemistado y reconciliado con Rosas y Urquiza, frecuento la amistad de los emigrados unitarios que había conocido en su exilio uruguayo. Allí conoció a Sarmiento, con quien no solamente estuvo unido por afinidad intelectual, sino por la intima relación que éste mantuvo con su hija Aurelia.

aurelia_velez_z.jpg
Aurelia.
Aurelia.

Aurelia había estado casada con su primo, el doctor Pedro Ortiz Vélez. ¿Cuál fue la desavenencia que rompió su matrimonio? Se presta a versiones. Dícese que Ortiz sorprendió a Aurelia en una situación equivoca con su secretario, al que Ortíz mató de un certero disparo en la frente. El hecho es que al cabo de 8 meses de convivencia, Ortiz desapareció del país[1] y Aurelia volvió a la casa de su padre, a quien asistió durante los cinco años que llevó la elaboración del Código Civil, junto a Eduardo Díaz de Vivar y Victorino de la Plaza.

La relación con Sarmiento siempre se mantuvo bajo un clima de discreción, aunque conocida por los corrillos de la sociedad, debido a la frecuente permanencia de Sarmiento en la quinta que el Dr. Vélez Sarfield poseía en Almagro (donde hoy se ubica el Hospital Italiano). Fue una relación entrecortada por los viajes y la política, pero de constancia epistolar que refleja el aprecio afectivo e intelectual que se profesaban.

Aurelia compartió los últimos momentos de Domingo Faustino Sarmiento cuando murió en Asunción. Cerro sus ojos y depositó el ramo de diamelas sobre el cofre que llevó los restos del ex presidente hasta su mausoleo en la Recoleta.

Después de la muerte de su padre y de su amante, Aurelia viajo por el mundo y relató sus impresiones en diversos artículos y libros, que hoy nadie lee. Donó el busto de mármol de su padre a la Facultad de Derecho –obra del escultor Romane– y murió a los 88 años de una vida prolífica en obras y afectos.

VELEZ.jpg
Sus restos descansaban en el cementerio de la Recoleta, hasta que fueron trasladados al Palacio de Justicia de la ciudad de Córdoba.
Sus restos descansaban en el cementerio de la Recoleta, hasta que fueron trasladados al Palacio de Justicia de la ciudad de Córdoba.

[1] Otríz apeló por insania, no sufrió presión, renunció a su puesto de diputado y se dirigió a Chile donde ejerció exitosamente su profesión de médico. Aurelia de allí en más firmó con su apellido de soltera y actuó legalmente como si así lo fuera.

Dejá tu comentario