10 frases de Marco Aurelio, 'el sabio' emperador romano

Marcus Aurelius Antoninus Augustus, más conocido simplemente como Marco Aurelio, fue un emperador y filósofo romano que vivió entre el 121 y el 180 dC Fue emperador desde el 161 hasta su muerte. Considerado como un gobernante ilustrado, Marco Aurelio fue también un importante filósofo estoico que ha dejado para la posteridad, grandes frases que a continuación os revelamos.

Además de su labor como emperador, y de sus muchas, la obra filosofal de Marco Aurelio dio pie a diversas obras entre las que se encuentran «Pensamientos para mi mismo», o «Meditaciones», una colección de reflexiones y pensamientos del emperador en la última etapa de su vida que ha generado el que algunas de sus frases o extractos, se hayan popularizado bastante. En cuanto a su reinado, estuvo marcado por el duelo, guerras internas, motines, hambrunas, invasiones y pestilencias. La monumental Columna de Marco Aurelio está dedicada a él en Roma, celebrando sus hazañas y conquistas.

A continuación os dejamos con las diez frases más reveladoras de Marco Aurelio:

  • «No hay nada nuevo: todo se repite y pasa inmediatamente».
  • «El mundo no es más que transformación, y la vida, opinión solamente».
  • «No obres como si fueras a vivir mil años; obra como si el fin estuviera muy cerca».
  • «Concibe sin cesar el mundo como un ser viviente único, que contiene una sola sustancia y un alma única, y cómo todo se refiere a una sola facultad de percibir, la suya, y cómo todo lo hace con un sólo impulso, y cómo todo es responsable solidariamente de todo lo que acontece, y cuál es la trama y contextura.»
  • «El tiempo es como un río que arrastra rápidamente todo lo que nace».
  • «Cuando te levantas por la mañana, piensa en qué privilegio es estar vivo, pensar, disfrutar, amar …»
  • «La vida de un hombre es lo que sus pensamientos hacen de ella».
  • «Si el hombre reflexiona sobre los cambios y transformaciones que se suceden como ola tras ola y su rapidez, despreciará todo lo que sea perecedero.»
  • «No lo hagas, si no conviene; no lo digas, si no es verdad».
  • «Está cerca que tú te olvides de todo y también lo está que todos te olviden».

Breve biografía de Marco Aurelio y cómo llegó a ser emperador

¿Cómo llegó al poder Marco Aurelio? En primer lugar hay que destacar que el pequeño Marco Annio Catilo Severo (este es su nombre original), nacido en el 121 d.C. en la ciudad, pertenecía a una familia aristocrática y acomodada, tanto es así que, se dice, estuvo directamente relacionado a Numa Pompilio, mítico Rey de Roma (“Según atestigua Mario Massimo, está documentado que su familia, remontándose a sus orígenes, descendería de Numa”, de Historia Augusta). La fortuna de Marco Aurelio deriva de sus preciosos antepasados: su abuelo, Marco Annio Vero, fue incluso cónsul, mientras que su bisabuelo, siempre paterno y con el mismo nombre, fue senador. Son muchas las fuentes que nos hablan de la infancia de Marco Aurelio, pero hay una en particular: la autobiográfica. El hecho de que este emperador sea recordado como un hombre de letras, eruditos y filósofos se debe también a sus reflexiones, meditaciones y pensamientos inmortalizados por él mismo en algunos escritos que pasarán a la historia. De hecho, leyéndolos, todavía es posible hoy entrar en contacto íntimo con el hombre Marco Aurelio, con el emperador Marco Aurelio y con sus creencias. De hecho, las mencionadas obras “Pensamientos para mi mismo” y “Meditaciones” son especialmente recordadas de él. Estas últimas representan una fuente excepcional para comprender un poco más la juventud de Marco Aurelio, quien escribe que aprendió modestia y virilidad de su abuelo, quien también le enseñó a «alejar el mal genio». A esto se suma el hecho de que Marco Aurelio vivió su infancia y juventud en el Celio, «mi Celio» como lo definía cariñosamente. Una zona rica en villas patricias y, sobre todo, apta para esa educación filosófica y cultural, de estilo griego, que atrajo de inmediato al joven Marco Aurelio. Parece que se tomaba malditamente en serio todo lo relacionado con la filosofía griega antigua, así como el típico estilo oriental, tanto es así que se dice que solía dormir en el suelo y vestirse con un palio.

Pero la verdadera fortuna de Marco Aurelio, si podemos decirlo, llegó el 1 de enero de 138 d.C., cuando Lucio Elio Cesare murió repentinamente. Era el heredero designado de Adriano para la sucesión al trono, algo que resultó imposible debido a la muerte prematura. Por esta razón, posteriormente, la elección recayó en ese Antonino Pio que fue un digno sucesor de Adriano. Este último, sin embargo, dejó disposiciones claras: Antonino Pío debería haber reinado comprometiéndose a dejar el trono, a su muerte, a dos jóvenes: Marco Aurelio y Lucio Vero. El primero fue el hijo de Marco Annio Vero (su padre), que era yerno de Antonino Pio. El segundo, en cambio, era hijo de aquel Lucio Elio Cesare a quien Adriano inicialmente eligió como su legítimo heredero, continuando en la práctica de la adopción. Por este Antonino Pio, una vez que se convirtió en emperador, se apresuró a adoptar a los dos jóvenes (en el año 138 d.C. Marco Aurelio tenía solo 17 años).

En 161 d.C., Antonino Pío murió, dejando así el trono a quien hubiera sido designado para recibirlo. Sin embargo, parece que inicialmente el Senado se inclinó a otorgar la púrpura imperial solo a Marco Aurelio, quien probablemente no estaba tan feliz de recibir tal asignación. Quizás su mente, volcada a los estudios, se proyectó hacia otra cosa. Es cierto, sin embargo, que Marco Aurelio no se dejó seducir por el poder personal, y todo esto lo llevó a obligar a los patres a respetar la voluntad de Antonino Pío y su antecesor, Adriano. Así fue como, en el 161 d.C., Roma tuvo por primera vez una nueva forma de ejercicio del poder: la diarquía, dos emperadores al mando.

Dejá tu comentario